¿Qué implica una cuenta corriente con déficit?

El saldo en cuenta corriente refleja la diferencia entre el ingreso y el gasto total de una economía.

La cuenta corriente de un país resume todas las transacciones de bienes y servicios con el resto del mundo. Más precisamente, se mide como la diferencia entre las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios más el pago recibido por factores productivos nacionales desde el extranjero menos el pago realizado a factores extranjeros que producen en Chile.

Si la diferencia es positiva, después de considerar todo esto, se dice que hay un superávit en cuenta corriente y, si es negativa, un déficit en cuenta corriente.

¿Qué significa que la cuenta corriente sea deficitaria? El saldo en cuenta corriente refleja la diferencia entre el ingreso y el gasto total de una economía.

Es decir, un déficit indica que esa economía tiene un gasto mayor que su ingreso y, por lo tanto, debe financiarlo haciendo uso del ahorro del resto del mundo (ahorro externo). Al igual que una familia que gasta más que su ingreso requiere financiarlo con deuda o desahorro, el país debe hacer lo mismo.

Otra forma de verlo es con el equilibrio entre la inversión y el ahorro. La inversión (pública y privada) que realiza un país requiere ser financiada posponiendo algún tipo de consumo. Por eso, el equilibrio entre ingreso y gasto se puede escribir como el equilibrio ahorro e inversión:

Inversión = ahorro privado + ahorro del gobierno + ahorro externo

En esta fórmula, el ahorro de gobierno corresponde al déficit o superávit de la ejecución del presupuesto público, mientras que el ahorro externo es el déficit en cuenta corriente.

El ahorro externo puede ser negativo (superávit en cuenta corriente) si el ahorro nacional (ahorro privado más ahorro de gobierno) superan a la inversión nacional. En tal caso el exceso de ahorro se transforma en la adquisición de activos externos.

Note que un exceso de ahorro nacional por sobre la inversión es equivalente a decir que el ingreso nacional es mayor que el gasto total de la economía (que incluye el consumo privado, gasto de gobierno e inversión).

No es posible determinar si un déficit en cuenta corriente es malo o bueno para una economía. Un déficit como porcentaje del PIB es como la temperatura de una persona. Si es muy alta es necesario entender la causa para atacar la infección con el remedio adecuado.

Si el déficit como porcentaje del PIB es muy alto, se sabe que hay un exceso de gasto, pero se deben buscar cuáles son las causas profundas para poder remediarlo.

El déficit de EE.UU.

La figura muestra el déficit de los EE.UU., como porcentaje del PIB, desde 1960 hasta 2016. En los ‘60 y ‘70, esa economía tenía una cuenta corriente levemente positiva. Pero a partir de principios de los ’80, empezó a generar importantes déficits en cuenta corriente, el cual se ha agravado en los últimos años.

 

Las autoridades políticas de ese país han culpado al manejo cambiario de China y, recientemente, a los acuerdos de libre comercio. Pero en realidad es una economía que lleva teniendo bajas tasas de ahorro privado por mucho tiempo (en parte porque la población va envejeciendo) y porque el gobierno ha generado permanentes déficits fiscales.

En otras palabras, estos déficits reflejan un exceso de gasto por sobre su ingreso. Culpar a los acuerdos comerciales es tapar el sol con un dedo.

 

 





Artículos más recientes del autor