Logística no sustentable junto al lago Chungará

A pocos metros de unos patos que se afanaban en construir sus nidos , figuraban cientos de camiones esperando poder pasar a Bolivia.

Uno de los temas que más ha aumentado en importancia en la gestión logística en los últimos años, es el de la logística sustentable.

La sustentabilidad se refiere a tomar en cuenta el impacto que genera la actividad humana en el medio ambiente y en la sociedad, además del impacto económico, que era lo que imperaba hasta hace poco.

Hace poco, durante mis vacaciones, tuve oportunidad de apreciar el impacto negativo que puede tener la logística en el medio ambiente y en la sociedad.

En una visita al lago Chungará, en el extremo norte de Chile, a una altura de 4.500 metros sobre el nivel del mar, pude ver una cola interminable de camiones que iban y venían de Bolivia. A pocos metros de unos patos que se afanaban en construir sus nidos a orilla del lago, figuraban cientos de camiones esperando poder pasar a Bolivia.

Causas de la congestión

¿A qué se debía esta congestión? La respuesta no es simple. Todo parte con el Tratado de Paz de 1904 en que Chile concedió a Bolivia el derecho de libre tránsito comercial por su territorio hacia y desde sus puertos del Pacífico, además de otros beneficios.

Si bien la idea era originalmente que el transporte a Bolivia fuera a través de una línea ferroviaria entre Arica y La Paz, construida por Chile, con posterioridad se construyó una carretera pavimentada entre Arica y el paso fronterizo de Chungará, pasando por la orilla del lago del mismo nombre.

Esta es la vía que actualmente se está usando para todo el transporte de carga entre el puerto de Arica y Bolivia, ya que el ferrocarril actualmente no está operativo.

Según Thomson y Bradanovic (2015), el tránsito de camiones bolivianos por el Complejo Fronterizo de Chungará alcanzó a casi 200.000 camiones el año 2014. Seguramente, este tráfico ha seguido aumentando.

Durante mi visita al lago, la carretera estaba siendo reparada, lo que implicaba cierres parciales en la ruta. Esto, a su vez, aumentaba la congestión de los camiones. Los daños son consecuencia de que el camino no fue diseñado para tan alto tráfico de camiones, y que además pasa por una geografía muy compleja y sujeta a grandes cambios climáticos, como las fuertes lluvias estivales.

Efecto negativo

Por desgracia el efecto negativo que tiene esto para el ambiente y la sociedad es importante. Un gran número de conductores de camiones detenidos por largas horas a la espera de poder pasar genera grandes cantidades de basura a las orillas del camino. Parte de esta basura se esparce por el viento y la lluvia, generando efectos nocivos sobre el frágil ecosistema altiplánico.

También el impacto sobre el turismo es fuerte. Es cosa de leer los comentarios de los turistas en sitios como Tripadvisor para darse cuenta de la mala impresión que el tráfico de camiones y la basura producen en los turistas.

Encontrar una solución es muy complejo dadas las malas relaciones que hay actualmente entre Chile y Bolivia. El primer paso, en todo caso, es tomar conciencia de la existencia del problema.





Artículos más recientes del autor