La situación fiscal: Tres formas para financiar la economía chilena

Escrito por : Rodrigo Fuentes
situacion fiscal, curso sobre macroeconomia clase ejecutiva UC

La actual situación fiscal puede enfrentarse teóricamente con tres mecanismos, pero lo realmente importante es retomar el crecimiento económico.

Mucho se ha comentado sobre los descomunales esfuerzos de los gobiernos por mantener las economías a flote en la actual pandemia. Como resultado, se han realizado importantes transferencias directas a las personas, así como establecido líneas de crédito y garantías para que las empresas sobrevivan a la situación actual.

Pero el panorama en el mediano plazo se ve oscuro. Estos impulsos requieren ser financiados. ¿De dónde se obtienen los recursos? Se pueden pensar en tres formas de financiamiento para una economía como la chilena.

Situación fiscal: ¿Otra reforma tributaria?

1. Recaudación tributaria: Si la economía se recupera en forma rápida, las arcas fiscales se beneficiarán de mayor recaudación por concepto de IVA e impuesto a la renta y en menor medida con impuestos específicos.

El sector privado podrá pagar los impuestos prorrogados, lo cual implicó una disminución de los ingresos del fisco.

Asimismo, si la economía mundial recupera la senda de crecimiento, el precio del cobre se mantendrá más alto en el corto plazo, lo cual también genera mayores ingresos.

¿Otra reforma tributaria? Creo que uno de los pecados graves que hemos cometido como sociedad es pensar que todo se arregla con reformas tributarias, sin haber evaluado los resultados de las anteriores. Ciertamente, se necesita tiempo para poder ver los efectos de una reforma.

No obstante, cualquier modificación a la estructura tributaria debe ir en la dirección de simplificar lo que existe. Pero lamentablemente no hay consenso político hacia donde ir y las reformas terminan en un sistema tributario altamente complejo y con “agujeros” que permiten eludir los pagos de impuestos.

Reasignar gastos

2. Reasignación de gastos: Algo de esto se ha hecho, en el sentido de postergar inversión pública para financiar transferencias y gasto corriente.

Hacia adelante se ve difícil reducir los desembolsos del Gobierno, porque las inversiones simplemente se postergaron, ya que los trabajadores no pueden concurrir a sus lugares de trabajo.

Por otra parte, esa inversión pública es necesaria porque será parte importante del impulso al crecimiento de la economía en el mediano plazo.

En tal sentido, los esfuerzos del Gobierno por hacer un gasto más eficiente generan la posibilidad de lograr que su contribución se focalice en programas y actividades que privilegien el crecimiento de la economía y la ayuda de quienes más lo necesiten.

Algunos políticos han alzado la voz para decir que esto contradice el objetivo de cuidar el empleo. Al parecer la palabra eficiencia se ha transformado en un concepto tabú. Lo que se requiere para cuidar el empleo es crecimiento y no despilfarrar recursos en programas que no aportan.

¿Más deuda pública?

3. Deuda pública: Esta es una opción que ha estado disponible para enfrentar la actual crisis económica gracias a que por muchos años el gobierno chileno mantuvo cuentas fiscales ordenadas. Sin embargo, a partir de 2009, año en que se abandona de facto la regla fiscal¹, los diferentes gobiernos no pudieron marcar una senda hacia la recuperación de la disciplina fiscal.

Esto hizo que las holguras fiscales disminuyesen. Como muestra la figura, ya a fines de 2019 la deuda fiscal como porcentaje del PIB era de casi 30%. Este año se alcanzará un nivel cercano al 40% y continuará creciendo en la medida en que la recuperación del crecimiento no llegue.

Economía chilena: El crecimiento, la piedra del tope

Ciertamente, el crecimiento depende en forma importante de la inversión privada y pública, de la eficiencia con que se usen los recursos y del cambio tecnológico.

Como vimos, el sector público se encuentra altamente endeudado. Por su parte, el sector privado también ha incrementado sus niveles de deuda en forma importante, por lo tanto, tendrá menos espacio para seguir invirtiendo.

Más que nunca Chile necesita de un ambiente propicio para la inversión que empuje el crecimiento, el empleo y equilibre las finanzas públicas y privadas. No debemos confundir el rebote que vendrá después de la recesión con senda de crecimiento. Esto último es un concepto de largo plazo de 10 años o más, en que el producto crezca ininterrumpidamente a 4% o más.

Deuda bruta como porcentaje del PIB

Deuda bruta como porcentaje del PIB, situación fiscal, curso sobre macroeconomía Clase Ejecutiva UCReferencia:
(1) La regla fiscal adoptada en Chile, obliga al gobierno central a generar anualmente un superávit estructural de 1% del PIB.

Actualízate con el curso sobre macroeconomía online de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor