¿Cómo comenzar a gestionar los primeros proyectos ágiles?

proyectos ágiles, enfoque iterativo e incremental, agile

Siga las siguientes 4 recomendaciones para abordar sus primeros proyectos ágiles, con un enfoque iterativo e incremental.

Muchas organizaciones se visualizan a sí mismas como una organización ágil contando con equipos de trabajo autónomos, interfuncionales, que practican mejora continua y entregan valor a ritmos acelerados, con un time to market oportuno y dentro de los mejores de su industria.

En términos simples: creando valor de forma que, por sí misma, es una ventaja competitiva.

Pero la realidad es que esta visión de futuro no siempre se alcanza. Son pocas las organizaciones que desde el inicio logran abrazar exitosamente la cultura de la agilidad.

La propia cultura organizacional, sus paradigmas, y la misma unidad de TI, son muchas veces enfrentadas a un desafío por el cual terminan más en una espiral descendente que en un circulo virtuoso.

Ya sea porque se busca lograr una cultura ágil, o porque simplemente a la organización le basta con realizar algunas prácticas con las cuales ser más veloz, o lograr una mejora de procesos con algo de automatización, es que algunas organizaciones, muchas veces intuitivamente, inician su camino a la agilidad mediante proyectos de manera iterativa e incremental.

Mencionaremos recomendaciones que representan la práctica común, y a la vez exitosa para este enfoque iterativo e incremental.

Muchos agilistas consideran que enfrentar proyectos de esta manera puede llegar a impedir la agilidad. No obstante, para muchas organizaciones que realizan proyectos de manera tradicional, este enfoque es mucho más suave y simple que la idea de una cultura ágil en su forma más “purista”.

Recomendaciones para proyectos ágiles

1. Continúe con los proyectos de manera tradicional

La mayoría de las organizaciones tienen proyectos con plazos más o menos definidos y con un presupuesto previamente asignado. La primera recomendación es que no se deje de contar con esta forma de abarcar el proyecto, es más, conviene asegurarse que se cuenta con:

  • Un caso de negocio que justifique el proyecto
  • El debido presupuesto
  • La debida razón de negocio
  • El consabido plazo
  • Un adecuado sponsor

2. Integre el concepto de iterativo e incremental dentro del proyecto

En vez de ejecutar la Línea de Tiempo del proyecto en la forma tradicional, tal como se muestra en la Figura 1,

Figura 1 – Línea de tiempo de proyecto tradicional predictivo

Lìnea de tiempo para proyecto tradicional predictivo
Fuente: Elaboración propia

intente definir un conjunto de iteraciones en la misma línea de tiempo del proyecto. ¿Cuántas? Al menos una por mes, esto es, si el proyecto está planificado para 6 meses, divídalo en 6 iteraciones.

La idea se presenta en la Figura 2:

Figura 2 – Línea de tiempo de proyecto iterativo incremental

Línea de tiempo proyecto iterativo incremental
Fuente: Elaboración propia

3. Integre al negocio dentro de las iteraciones

Haciendo uso de cualquier marco de trabajo ágil, probablemente SCRUM o similar, asegúrese de que se cuenta con un rol —que sea parte del negocio— encargado de velar por lo que se debe entregar en cada iteración.

Este rol, típicamente conocido como product owner, es fundamental para asegurar la presencia del negocio, y por tanto debe ser parte integral del proyecto en todas sus iteraciones. Este rol debe ser quien defina lo que es valioso de lograr en cada iteración.

4. Aplique simplicidad

Haga uso de las mejores prácticas ágiles:

  • Evite una descripción detallada del proyecto. Un conjunto de épicas con sus personajes pueden ayudar enormemente a describir el proyecto.
  • Evite largos y complejos requisitos. Las historias de usuario, descompuestas a partir de las épicas debieran facilitar esta tarea.

Conclusiones sobre proyectos y agilidad

Estas cuatro simples recomendaciones permitirán que su organización empiece a adoptar nuevos paradigmas enfocados en la agilidad:

  • Comenzar con lo que se tenga – probablemente proyectos tradicionales de tipo predictivos (base de la mejora continua).
  • Iterar para lograr agilidad (cambiar el foco desde conducción por planes a conducción por valor).
  • Lograr que el negocio y TI trabajen de manera conjunta (generar sinergia).
  • Intentar minimizar desperdicios utilizando formas simples de hacer las cosas (desarrollar una mentalidad Lean).

Si bien podría no verse en forma directa, este nuevo flujo de trabajo se acerca más hacia la agilidad y le permitirá a una organización tradicional enfrentar de manera más simple proyectos ágiles a partir de un cambio en la forma de generar las entregas: la manera iterativa e incremental.

 

Actualízate con el curso sobre gestión ágil de proyectos (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor