Gestión de inventarios: ¡Es clave un buen pronóstico!

inventarios gestión de inventarios

El objetivo de una buena gestión de inventarios no es maximizar la rotación de inventarios ni maximizar los márgenes, sino una mezcla óptima de ambos.

A pesar de que los primeros modelos de gestión de inventarios fueron creados hace siete décadas, este problema sigue más vigente que nunca. Entre los desafíos que involucra están: entender muy bien la demanda (comportamiento de los consumidores) y sincronización con la política de precios.

Además, se requiere de un buen manejo de proveedores (tiempos y cumplimientos de reposición), centros de distribución eficientes con capacidad adecuada, muy buenos sistemas de distribución para llegar al cliente final, entre otros aspectos.

¿Política de inventarios más importante que la de precios?

A pesar de que idealmente la política de inventarios y la política de precios deben definirse conjuntamente, en la práctica las compañías se preocupan mucho más de la primera.

Una explicación podría ser que optimizar los inventarios se traduce en un menor costo para la compañía, cuyos menores flujos futuros generados se descuentan a tasa libre de riesgo (la disminución de inventario es segura).

Mientras que optimizar precios se traduce en un mayor ingreso, cuyos flujos futuros se descuentan a una mayor tasa porque están sujetos a riesgo (no es seguro que ocurra la venta).

La pandemia ha aumentado mucho la importancia de gestionar correctamente los inventarios. Este 2021 nadie sabe bien lo que pasará.

Hay escenarios optimistas de 6% a 7% de crecimiento para el 2021 (según el IPoM de marzo 2021), y otros pesimistas dada la contingencia política.

Este crecimiento que vemos por delante, junto al aumento del comercio electrónico y los retrasos de producción debido a la pandemia, hablan de un problema gigante de manejo de inventarios en el corto plazo.

En estos días se está hablando más que nunca de “disponibilidad del producto”.

Pronósticos

Todo comienza con entender analíticamente al consumidor. Los desafíos en el modelamiento de la demanda están en cómo considerar de manera simultánea el ciclo de vida de los productos, las interacciones entre estos (sustitución), el efecto de la competencia y reglas del negocio.

Los modelos de demanda buscan disminuir al máximo la diferencia entre el pronóstico y lo que luego ocurre en la realidad. Para medir estas diferencias se usan métricas como por ejemplo el MAD, MSE o MAPE.

Las prácticas actuales están orientadas a posicionar al cliente en el centro de la atención, lo que permite entender cómo ellos toman las decisiones de compra. Así, se definirá mejor el precio y el abastecimiento, aumentando la contribución, bajando los días inventario, y simultáneamente disminuyendo los niveles de quiebre de inventario.

Gestión de inventarios

¿Qué es un inventario? Es el almacenaje de cualquier ítem o recurso usado en una organización, desde materias primas hasta productos terminados.

Un “sistema de inventario” es un conjunto de políticas y controles que monitorean el nivel de inventario y determinan cuál nivel mantener, y cuándo y cuánto reponer.

¿Por qué mantener inventarios? Mantener inventarios implica invertir recursos, pero hay múltiples razones que lo justifican. Entre ellas:

  • Enfrentar variabilidad en demanda de clientes
  • Protegerse de quiebres
  • Flexibilidad y continuidad en el plan de producción
  • Variabilidad en tiempos de reposición de proveedores
  • Proteger contra alzas de precios
  • Aprovechar economías de escala por compras en cantidad

El objetivo de una buena gestión de inventarios de una empresa no es maximizar la rotación de inventarios ni maximizar los márgenes, sino que una mezcla óptima de ambos.

Un buen modelo de inventarios combinado con un buen modelo de pronósticos permite obtener una alta rentabilidad del capital invertido en inventarios.

Precios: los consumidores son sensibles a los cambios

Debido a la gran relevancia del precio en la demanda y, por ende, en la rentabilidad de las compañías, esta variable ha sido minuciosamente estudiada.

Muchos estudios muestran que los consumidores son mucho más sensibles a cambios en el precio que, a cambios en otras variables de control, como, por ejemplo, el nivel de publicidad.

Es clave entender el concepto de “elasticidad”.

La elasticidad puede cambiar a medida que cambia el precio, como también a medida que pasa el tiempo.

Por ejemplo, los consumidores están dispuestos a pagar un precio más alto mientras más reciente es el producto (la proporción de clientes innovadores es mayor en etapas tempranas del ciclo de vida del producto).

Es por esto que reducciones en el precio son más frecuentes en productos que llevan más tiempo en el mercado.

Reflexión sobre una correcta gestión de inventarios

Hoy, más que nunca, contamos con todos los ingredientes para gestionar en forma eficiente los inventarios.
Tenemos tecnología disponible (sensores, robots, software, etc.) que permite:

  • Tener en tiempo real información precisa y desagregada para entender a los consumidores (hábitos de compra y consumo),
  • Mejorar y automatizar sustancialmente los procesos productivos, y
  • Tener una alta disponibilidad del producto (nivel de servicio) para los clientes.

Para esto es vital que las compañías se apoyen en modelos analíticos que les permita integrar dichas tecnologías y generar el valor buscado.

 

Este artículo se basa en otro publicado en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio, en mayo de 2021. Puedes descargar la página completa aquí, luego de completar unos datos.

 

Actualízate con el curso sobre habilidades analíticas para la gestión (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor