Fragatas construidas en Chile: ¿Cómo será el apoyo logístico?

fragatas, apoyo logistico

El proyecto de construir fragatas en Chile supone grandes oportunidades para desarrollar el apoyo logístico que requerirá cada una de estas naves durante toda su vida útil.

El coautor de este artículo es Benjamín Riquelme Oyarzún, máster en Ingeniería de Sistemas Logísticos (PUCV)¹.

¿Qué es una fragata?

Es un “buque de guerra para misiones de patrulla y escolta dotado con armas antisubmarinas, antiaéreas y de superficie”, según la define la RAE.

En los últimos años ha sido noticia la posibilidad de construir en Chile las futuras fragatas para la Armada, un proyecto de positivo impacto en inversión, desarrollo, empleabilidad y varias externalidades positivas.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo del Estado, que privilegió esta alternativa por sobre la construcción de un dique para ASMAR. Y, además, tiene el respaldo de un estudio de la Universidad Católica que señala la existencia de capacidad técnica y humana en el país para hacerlo.

Un proyecto de esta envergadura requiere considerar una gran cantidad de variables; desde la definición de los requerimientos de alto nivel hasta la baja del servicio de las fragatas.

Las decisiones en las instancias iniciales de estudio, diseño y construcción perfilarán el desempeño de las fragatas durante todo su ciclo de vida. Este último normalmente supera los 30 años.

Fragatas: el peso de la logística

Sin embargo, una importancia similar o mayor pesa sobre el apoyo logístico. Aproximadamente entre el 75% y 80% del costo de ciclo de vida ocurre en la etapa en que operan las fragatas.

El desafío entonces es diseñar un apoyo logístico que integre la tecnología existente en el mercado con las mejores prácticas logísticas y de ingeniería de sistemas. Todo ello para que amortigüe el gran peso económico que recae en el período de operación y sostenimiento de las fragatas; además de asegurar una alta disponibilidad de sus sistemas.

Todo lo señalado, bajo un escenario de presupuestos acotados y potenciales riesgos de imprevistos por tratarse de las primeras de su serie.

Apoyo Logístico 4.0 para las fragatas chilenas

Por lo tanto, la eficiencia será el rector de lo que se denominará Apoyo Logístico 4.0 (AL4.0).

La complejidad de los problemas logísticos demandará un trabajo conjunto de varios actores que asumirán la responsabilidad de sostener a las fragatas durante su ciclo de vida.

En primera instancia se estima en 6 las entidades fundacionales del AL4.0:

a) el astillero constructor,

b) la fragata,

c) la industria (fabricantes de equipos),

d) los proveedores de materiales y servicios,

e) la Armada y,

f) las instituciones académicas y de I+D (universidades o centros de estudios)

 

Todos los integrantes de este hexágono tendrán que mantener una conectividad permanente para compartir datos y sus análisis, con el objeto de brindar soluciones integrales, factibles y determinar las capacidades en las que se requiere invertir.

Es muy probable que surja la necesidad de implementar un polo de desarrollo de I+D cercano al lugar de construcción y de formación de capital humano, por el alto nivel tecnológico de los sistemas que se instalarán en las fragatas, las periódicas modernizaciones a que serán sometidas, la búsqueda de soluciones a los problemas que surjan. Y, además, porque será primordial contar con personas que tengan las habilidades para diseñar, crear y operar las nuevas tecnologías.

Todo esto implica tener que contar con una actualización constante de los conocimientos de técnicos y personal del hexágono.

Apoyo Logístico 4.0 (AL4.0): cadenas de suministros resilientes

Un factor clave del AL4.0 será contar con cadenas de suministro resilientes, privilegiando la continuidad operativa por sobre la económica. Si bien esto es una tendencia mundial en todas las industrias, en este caso se justifica aún más tratándose de un tema de defensa.

Por este motivo, la creación de las cadenas involucrará el desarrollo nacional de la industria, proveedores y centros de I+D, con el objeto de acortar la cadena de suministro y retener en el país productos/servicios críticos. Sin descartar favorecer la fabricación de productos duales (uso civil y militar). Y, por cierto, la búsqueda de proveedores regionales, por un tema de volumen de mercado nacional.

Parte de la inversión necesaria para cerrar la brecha entre la situación actual de las entidades que conforman el hexágono y el nivel que se requiere, tendrá que financiarse bajo modalidad offset. Ello implica evaluar y seleccionar los proyectos que se costearán con este tipo de compensación industrial.

Los mayores gastos de sostenimiento se producen por las actividades de mantenimiento y reparaciones programadas, como las entradas a dique.

Internet de las cosas

En este sentido, el rol que puede jugar la Internet de las Cosas (IoT), que permite la sensorización de los equipos y el traspaso en tiempo real de los datos generados durante el funcionamiento de estos, junto con los parámetros del ambiente en que trabajan (temperatura, vibraciones, inclinación, balanceo, etc.), y el big data para poder analizar la cantidad de datos originados, pueden ser muy importantes.

Además, el uso de la inteligencia artificial (IA) para lograr un pronóstico preciso en cantidad y momento de compra de los repuestos y servicios, también puede ser una gran ayuda para reducir los gastos sin degradar la performance.

Para evitar compras innecesarias e ir delineando la cadena de suministro para las fragatas, se deberá usar plataformas colaborativas que combinen la visibilidad de la existencia de repuestos en los lugares de almacenajes, con el monitoreo de las entregas y actualización de inventario, todo en tiempo real. La interoperabilidad del dato logístico del material se logra utilizando el NATO Stock Number.

Gestión de la obsolescencia

Un problema no menor corre por cuenta de la gestión de la obsolescencia. La confluencia de la utilización, por razones económicas, de equipos y componentes clasificados como Commercial Off The Shelf (COTS) con el acelerado avance tecnológico, da como resultado una rápida obsolescencia tecnológica y del material.

Las estrategias para solucionar este problema demandarán conocimiento experto e innovación, aunque se estima que continuarán vigentes las siguientes medidas de mitigación:

la estandarización de equipos,

la intercambiabilidad de repuestos gracias a la Catalogación OTAN,

la redundancia

y el desarrollo de capacidades propias

Una interrogante a responder será el aporte de la impresión 3D para prolongar la vida útil de piezas y componentes de equipos mayores.

Almacenaje con sistema VMI

Se estima que el almacenaje requerirá bodegas con clima controlado para mantener componentes electrónicos. Además, se traspasaría a los proveedores la responsabilidad de mantener repuestos en stock, con un compromiso de compra en cantidad y periodicidad. Esto último podría ser implementado usando un sistema VMI (vendor-managed inventory).

Asimismo, la definición de los almacenes estará sujeta a la verificación de las piezas que podrán fabricarse con impresoras 3D junto con la velocidad de producción y la elaboración de una matriz que conjugue, conforme a una clasificación de criticidad del material, políticas de stock y fillrate.

Las medidas que se tomen deberán apoyar la migración de los centros de distribución desde un modelo basado en volumen a uno centrado en eficiencia.

Transporte y embalaje

El transporte y embalaje también están proclives a sufrir modificaciones. Si las fragatas se construyen con electrónica sofisticada es altamente probable que se deba cumplir con condiciones especiales para el traslado y conservación de los componentes.

Incluso puede darse el caso que los cartridge de las impresoras 3D necesiten almacenaje, traslado y embalaje especial.

La tecnología será un habilitador para implantar en los almacenes la robotización en el armado de los pedidos, establecer un control automático de inventario a través de la identificación por radiofrecuencia (RFID) y permitir mediante el uso de códigos QR y/o realidad aumentada, el acceso de mantenedores y operarios a mayores características técnicas del material.

Fragatas y apoyo logístico: Comentarios finales

La construcción naval tiene que reinventase. Esto es, todos los participantes del hexágono tienen que hacerlo, para quedar en un estado tecnológico compatible que les permita comunicarse sin deficiencias en la recepción y transmisión de datos e información.

El diseño logístico para el AL4.0 tiene que cubrir todo el ciclo de vida de las fragatas, panorama de desafíos, riesgos y oportunidades, que solo se superan y aprovechan con un trabajo multidisciplinario y cooperativo de todos los actores participantes de este proyecto. Los que, sin duda, están obligados a comprender y adaptarse a las exigencias de la cuarta revolución industrial.

Referencia:

  1. Exoficial de la Armada, ingeniero en abastecimiento naval (Academia Politécnica Naval), máster en Gestión mención Control (UCV) y máster en Ingeniería de Sistemas Logísticos (PUCV).

 

Actualízate con el curso sobre logística de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor