El crecimiento de largo plazo y la productividad

crecimiento de largo plazo, productividad

El aumento en la capacidad productiva y los incrementos en la PTF juegan un rol decisivo en el crecimiento de largo plazo. Algo a tener en cuenta cuando miramos los próximos diez años de crecimiento.

El coautor de este artículo es el ingeniero comercial y magíster en Economía de la UC, Alejandro Guin-Po.

El crecimiento económico de largo plazo de una economía depende de su capacidad para incrementar su potencial productivo.

Comentarios como “es el mayor gasto de gobierno o los aumentos en los subsidios del gobierno incrementarán el crecimiento del año 2022,” se refieren a un fenómeno temporal y que funciona solamente en aquellos casos en que existen recursos ociosos en la economía (asociado al ciclo económico).

Cuando la economía llega a una situación en que alcanza su potencial utilizando todos los recursos disponibles, esas medidas no tienen resultados y solamente incrementarán los precios de bienes y la tasa de interés real (al lector le debiese resultar conocido por el momento que estamos viviendo).

Crecimiento de largo plazo: aumentos en la capacidad productiva

El producto de largo plazo de la economía depende del incremento en la cantidad y calidad de sus factores productivos, y de las posibilidades de aumentar la productividad de los mismos.

En principio, la variación porcentual en la producción será un promedio ponderado del crecimiento del capital y del trabajo, corregido este último por su capital humano, es decir, una medida de la “calidad” del trabajo.

Sin embargo, si hay un cambio tecnológico o un mejoramiento en la eficiencia en la utilización de los recursos, la tasa de crecimiento del producto tiende a ser mayor que el crecimiento de los factores productivos. Esa mezcla de cambio tecnológico y aumentos en eficiencia es lo que se denomina crecimiento en la productividad total de factores (PTF).

Definamos Δ%Y como la variación porcentual en el producto, Δ%K como la del capital, Δ%L como la del trabajo, y Δ%PTF como la de la productividad total de factores. Entonces podemos escribir:

Δ%Y=αΔ%K+(1-α)Δ%L+Δ%PTF

En que α representa el porcentaje del ingreso nacional que recibe los dueños del capital, y por lo tanto, 1-α el porcentaje de ese ingreso que va al factor trabajo.

Productividad total de factores

No existe una forma de medir directamente la Δ%PTF. La forma de estimarle es la diferencia entre el crecimiento en la producción y el crecimiento en los factores de producción ponderado por sus participaciones, es decir, como un “residuo”. Por lo tanto, esta puede ser positiva o negativa dependiendo de cómo se hayan comportado los otros factores.

Al estimarla de esta forma, la Δ%PTF captura cambios tecnológicos que generan aumentos en la producción para el mismo uso de factores.

Pero también envuelve los cambios en la eficiencia productiva, los cuales pueden ser positivos o negativos. Una economía que introduce distorsiones en su funcionamiento hará que la Δ%PTF sea negativa.

¿Qué ha pasado en Chile en las últimas décadas?

El cuadro siguiente muestra la descomposición del crecimiento del producto en cada uno de los factores mencionados para las últimas décadas.

 

crecimiento del producto según factores

El factor que más contribuyó al crecimiento en cada una de las tres décadas es el capital, lo cual se asocia a la tasa de inversión. Durante todo el período de análisis hay una contribución importante del capital al crecimiento. En la última década su contribución fue relevante, pero con un crecimiento bastante menor a las décadas previas.

Algo similar sucedió con el trabajo, lo cual es natural si se piensa en las reducciones en la tasa de desempleo experimentadas en la economía durante las dos primeras décadas, y en el último tiempo, al aumento de los inmigrantes. Ese menor desempleo redunda en un mayor aporte del trabajo a la producción.

La evolución de la PTF es uno de los rompecabezas de los economistas. En la década de los 90 el crecimiento de la PTF fue muy elevado comparado con cualquier otro período para el cual existan cuentas nacionales. Un 38% del crecimiento del producto se explica por el crecimiento de este ítem en esa década.

La interrogante viene dada por el prácticamente cero crecimientos observados en las últimas dos décadas. ¿Por qué la productividad dejó de crecer? Esa es la pregunta del millón. A pesar de las innovaciones existente en el período, la productividad no aumentó.

Algunas hipótesis se relacionan con la necesidad de nuevas reformas, que vayan en la dirección de hacer un uso más eficiente de los recursos productivos. Por lo tanto, se requeriría una segunda generación de reformas, pero ¿cuáles?

Crecimiento de largo plazo: ¿qué esperar para adelante?

Pensemos qué sería necesario que suceda para que la economía crezca a un modesto 3% en la próxima década. Si la PTF crece al 0,5%, promedio anual (algo no visto en los últimos 20 años), se requiere que el capital y el trabajo crezcan a una tasa promedio de 2,5%.

Con las actuales tasas de desempleo y dado que la calidad del capital humano toma tiempo en aumentar, es poco probable esperar que el trabajo (corregido por capital humano) crezca al 2,5%. Más aún si se desea reducir las horas trabajadas.

Por tanto, el esfuerzo recae en el capital. Para que el capital aumenté en 2,5% es necesario asegurar una tasa de inversión del orden del 22%. Si se requiere que el capital crezca más que eso, digamos 5%, la tasa de inversión que se requiere sería de 30%, algo nunca vista en la historia de Chile.

Por lo tanto, la inversión parece ser muy relevante considerando que la PTF no crece mucho. La inversión depende, entre otros factores, de la rentabilidad después de impuestos, de las expectativas de los emprendedores y del grado de incertidumbre que se observa hacia delante respecto de los flujos y tasas de descuento.

En la medida de que la conducción de la política económica, ya sea por restricciones políticas o de cualquier otro tipo, no incorpore reducir la incertidumbre y asegurar una rentabilidad razonable, difícilmente Chile podrá retomar un crecimiento de largo plazo del PIB de 3%.

Crecimiento de largo plazo y productividad: en síntesis

En resumen, la tasa del 0,5% para la PTF está muy por encima de lo que ha sido el crecimiento en los últimos años, por lo cual es bastante ambicioso, pero no imposible. Una tasa de inversión de 22% no es muy diferente a lo que se ha visto en los últimos 20 años, por lo tanto, también es alcanzable.

¿Están las condiciones para alcanzar esos números? Eso es algo que depende de muchas variables, entre otras la reforma tributaria, el manejo del presupuesto público, la situación económica internacional y la implementación de una nueva constitución política acorde con la realidad que se busca alcanzar.

 

Actualízate con el curso sobre macroeconomía (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor