¿Cómo interpretar el desempeño de una empresa a través de sus ratios financieros?

ratios financieros

El cálculo de los ratios financieros es relativamente simple, no obstante, el desafío se encuentra en cómo interpretar el valor resultante del cálculo.

El análisis de estados financieros puede tener múltiples objetivos dependiendo de quién lo realice. Sin embargo, existe un objetivo básico que representa un factor común para cualquier análisis: entender la empresa. De esta forma, analistas de crédito buscarán entender la liquidez y solvencia de la empresa.

Por otro lado, los inversionistas y actuales accionistas estarán interesados principalmente en su rentabilidad y estabilidad.

¿Qué son los ratios financieros?

Una de las herramientas más utilizadas para analizar estados financieros es el análisis de ratios. Estos ratios o razones permiten caracterizar una empresa a partir de relaciones entre algunas cuentas presentes en sus estados financieros, identificando aspectos relevantes y posibilitando la comparación con otras empresas de la misma industria.

El objetivo del análisis es proveer una mirada estandarizada de la empresa, a fin de entender su funcionamiento y desempeño.

Si bien, el cálculo de estos indicadores o razones es relativamente simple, el desafío del método se encuentra en cómo interpretar el valor resultante del cálculo.

Para esto, normalmente se requiere el uso de un punto de comparación o benchmark. Encontrar el benchmark adecuado es más un arte que una ciencia y puede determinar si el análisis deriva o no en las conclusiones correctas.

Benchmark o puntos de comparación adecuados

Uno de los puntos de comparación más comunes es el desempeño de la empresa en años anteriores. Este tipo de análisis se denomina de series de tiempo e implica comparar la evolución de las razones financieras para identificar variaciones en su operación. Por ejemplo, una consistente disminución en los activos líquidos de una empresa podría reflejarse en una disminución de su razón corriente (calculada como la división de activos corrientes sobre los pasivos corrientes).

Otro de los benchmarks más utilizados son los promedios por industria. Mediante ellos, se puede evaluar el posicionamiento de la empresa dentro de su sector económico, identificando sus ventajas o falencias en aspectos como rentabilidad, liquidez, endeudamiento y operación.

Es importante tener en cuenta que al comparar compañías dentro de una misma industria, el supuesto es que se trata de empresas similares, con fuentes de generación de ingresos comparables y formas de operación parecidas. Esto permite obtener conclusiones significativas al momento de comparar.

Sin embargo, incluso al interior de una misma industria, este supuesto podría no cumplirse. Por ejemplo, en el sector retail chileno podemos encontrar empresas como Hites o La Polar, dedicadas principalmente a la venta de artículos al por menor, y otras como Falabella que además participa en los negocios de mejoramiento del hogar y supermercados tanto en Chile como en el extranjero.

Es importante investigar en detalle los negocios de las empresas que se utilizan como benchmark para que la comparación a nivel de industrias sea significativa.

Ratios financieros: evaluando la capacidad de endeudamiento

Muchas empresas utilizan la deuda para financiar sus inversiones. La deuda puede tener efectos positivos sobre la rentabilidad para los accionistas dado que permite “apalancar” sus retornos. Además, los intereses de la deuda representan gastos deducibles de impuesto, lo que permite disminuir la base imponible, reducir la carga impositiva y aumentar el valor económico de las empresas.

Atención a los riesgos

Sin embargo, tomar demasiada deuda puede ser perjudicial, si esto pone en riesgo la estabilidad de la firma.

A diferencia del patrimonio, el financiamiento a través de deuda requiere de la devolución de ese dinero en fechas y en montos prefijados.

Si la empresa atraviesa por una mala situación, su directorio puede determinar una reducción en los dividendos repartidos a sus accionistas, pero no puede unilateralmente pagar menos a sus acreedores.

Existen ratios financieros destinados a evaluar el nivel de deuda que utiliza una empresa y su capacidad de pago. Dos muy utilizados son la deuda financiera sobre patrimonio (DF/E) y la cobertura de gastos financieros o debt service coverage ratio (DSCR).

1. Deuda financiera sobre patrimonio (DF/E)

La deuda financiera sobre patrimonio (DF/E) toma en cuenta la proporción de financiamiento de los activos mediante deuda financiera (aquella que paga intereses) con respecto al patrimonio.

Una empresa con bajo DF/E financia gran parte de sus activos con dinero aportado por sus dueños o accionistas, mientras que una compañía con muy alto DF/E podría señalar que se trata de una firma con demasiada deuda, aunque esto claramente depende de la industria.

2. Debt service coverage ratio (DSCR)

El debt service coverage ratio (DSCR) es una medida utilizada para evaluar la capacidad de las empresas de generar recursos para pagar sus deudas. Se obtiene dividiendo el EBITDA de la empresa (una medida de su utilidad operacional) sobre sus gastos financieros.

De esta forma, si la empresa genera suficientes recursos operacionalmente tendrá holgura para pagar sus compromisos financieros. Mientras mayor sea esta holgura se dice que la empresa cuenta con mayor capacidad para tomar nuevas deudas.

Ratios de endeudamiento: un análisis

Las siguientes figuras muestran la evolución semestral de estos indicadores para una muestra de empresas chilenas agrupadas por sector económico.

Ratios financieros

La razón DF/E muestra un mayor uso de endeudamiento para los sectores construcción y sanitario, aunque los datos a junio de 2020 muestran un incremento de endeudamiento generalizado para todas las industrias.

Muchas empresas han hecho uso de sus líneas disponibles e incrementado su endeudamiento para enfrentar la crisis sanitaria, teniendo como objetivo preservar sus niveles de caja.

La cobertura de gastos financieros por otra parte se ve impactada principalmente por la caída en el EBITDA de las empresas, debido a la disminución generalizada en la actividad que ha afectado fuertemente sobre todo a sectores como el retail, inmobiliario y consumo.

De todas formas, todos los sectores muestran niveles consolidados de cobertura de gastos financieros con cierta holgura. Parte de la cual ha sido utilizada para incrementar el endeudamiento y sortear eventos inesperados como el que estamos viviendo por la crisis del covid-19.

 

Este artículo fue publicado originalmente en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio. Puedes descargar el PDF de la página aquí, luego de completar unos datos. 

 

Actualízate con el curso sobre análisis de estados financieros (online) de Clase Ejecutiva C.





Artículos más recientes del autor