Desafío pyme: dejar de preocuparnos y comenzar a ocuparnos

Las pymes en esta coyuntura sanitaria deben ser flexibles y recordar que todo negocio debe enamorarse del problema que busca solucionar, no de la solución que logró desarrollar.

Una pyme, un pequeño negocio, un emprendimiento, siempre están enfrentando nuevos desafíos, no por su tamaño o falta de experiencia, sino porque viven una incertidumbre constante.

La gran diferencia entre un emprendedor y un empresario es que el primero debe validar su modelo de negocio, debe encontrar la mejor manera de crear y entregar valor para sus clientes y al mismo tiempo, lograr la forma de hacerlo de manera eficiente y eficaz, para poder capturar parte de ese valor.

Podríamos decir que para la pyme (o para el emprendedor), esto significa un estrés constante, pero lo que termina ocurriendo es que se transforma en una forma de pensar y actuar, en un hábito que deja de ser una dificultad o problema.

Saber leer el mercado

Este hábito se expresa en una manera de observar lo que está pasando, de leer el mercado y de entender al cliente. Esto se traduce en flexibilidad e innovación constante, en pequeñas acciones o procesos, que los ayudan a modificar la solución que entregan en base a los cambios en la necesidad del cliente, a las acciones de sus competidores y a los factores externos que impacten la industria.

Esa capacidad es la que hoy deben tener todas las empresas, leer lo que está pasando y cambiar, para poder enfrentar de mejor manera la crisis que estamos comenzando a vivir.

El modelo de negocios que había funcionado hasta ahora, en muchos casos va a dejar de hacerlo y no podemos paralizarnos. No podemos ser espectadores de lo que está ocurriendo. Tenemos que tomar las riendas y dirigir el cambio para poder subsistir o mejor aún, aprovechar las oportunidades que puedan surgir.

Lo que está pasando hoy a causa de la pandemia mundial, nos impacta a todos, nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos, nuestra forma de trabajo, de estudio, de organización dentro del hogar.

Para algunos, solo toca adaptarse, acatar lo que dicen las autoridades y la empresa donde trabajan, esperando que esta situación se resuelva de la mejor manera posible. Pero las pymes no pueden darse ese lujo, no solo deben preocuparse, sino que deben ocuparse, tomar decisiones y actuar.

Uno de los grandes problemas de las pymes es que suelen fijarse mucho en la solución, en el producto y/o servicio que desarrollaron y que les ha dado resultado durante el último tiempo. Y no se fijan en lo que está ocurriendo a su alrededor.

Tendemos a la especificación, a lograr procesos eficientes que me permitan ahorrar costos, a focalizarnos en un segmento de clientes y crear una cadena de valor absolutamente ajustada para ellos. Pero, ¿qué pasa si la necesidad del cliente cambia?, peor aún, ¿qué pasa si las circunstancias provocan que el problema que buscaba resolver el cliente cambie obligadamente?

Cambiar la propuesta de valor

Nuestra solución debe cambiar también, la propuesta de valor que ofrecemos no puede seguir siendo la misma. Y lo más importante, no podemos seguir haciendo las cosas de la misma manera, el modelo de negocio tendrá que cambiar.

El distribuidor de pequeños almacenes y restoranes, que no le convenía distribuir a particulares debido a que se requieren formatos de menor tamaño o una logística diferente, con pedidos pequeños y menos concentrados por zonas, debe repensar su modelo. Debe aprovechar lo que tiene y buscar la manera de compensar los mayores costos de abastecerlos con el mayor volumen que puede obtener en estos momentos.

No es fácil, requiere trabajo y rigurosidad, pero existen herramientas que los pueden ayudar a analizar y realizar los cambios. Aprovechen los tiempos libres que esta contingencia está generando para detenerse y pensar.

La invitación es a ser protagonistas de lo que les ocurre y no meros espectadores. Analicen sus fortalezas y aprovechen las oportunidades que puedan surgir y siempre recuerden que todo negocio debe enamorarse del problema que busca solucionar, no de la solución que logró desarrollar.

Lee aquí sobre el curso online “Reformulación de Modelos de Negocio para Pyme” de Clase Ejecutiva UC.





Felipe Parker