¿Cómo tomar decisiones financieras?

Para tomar decisiones financieras hay que utilizar información propia de la organización, de las características de su dueño y del mercado.

Lo sepamos o no, todos tomamos decisiones financieras. Personas, empresas, organizaciones con o sin fines de lucro, países. Todos toman decisiones del ámbito financiero, con mayor o menor conciencia, y con mayor o menor rigurosidad.

¿Cuáles son las principales decisiones que hay que enfrentar para realizar una gestión financiera racional, ya sea en el entorno personal o de una organización?

Pensemos por un momento en las decisiones financieras de la “empresa” Chile S.A.

1. Considerando a la “empresa”:Una decisión fundamental del ámbito de la gestión financiera es cuánto invertir y cuánto consumir. Cuando usamos recursos para satisfacer necesidades del presente llamamos a esto consumo, mientras que si el uso de los recursos solo aumentará el consumo futuro lo llamamos inversión.

Para tomar esta decisión lo primero es conocer la situación financiera actual de la persona u organización. Se parte por estimar los flujos de caja esperados, tanto para sus ingresos como para sus egresos, de modo de estimar sus excedentes futuros.

2. Considerando al dueño:Volvamos a nuestro ejemplo. Chile S.A. tiene, como toda persona u organización, múltiples necesidades y deseos insatisfechos, por lo que una primera alternativa será siempre consumir el máximo ahora.

Por otro lado, existe la alternativa de invertir todos los excedentes disponibles hoy para, de este modo, poder consumir mucho más en el futuro.

Esta preferencia intertemporal entre consumo ahora y consumo mañana es propia de cada persona u organización, y quienes representen al dueño son los llamados a incluirla en el análisis.

Pero el “dueño” tiene otras características que pueden afectar sus decisiones financieras. Entre ellas un aspecto fundamental tiene que ver con su tolerancia al riesgo, es decir, cuánto consumo está dispuesto a sacrificar con tal de poder reducir su variabilidad futura.

Si tiene baja tolerancia al riesgo se dirá que es muy averso al riesgo y eso determinará en qué activos invertirá (los más rentables o los más seguros) y cuánto diversificará su inversión (es decir, si pondrá o no todos los huevos en la misma canasta…).

3. Considerando al mercado: Luego de conocer la riqueza de la empresa (el excedente entre ingresos y egresos futuros descontados) y cómo es el dueño (sus preferencias entre consumo hoy y mañana y su tolerancia al riesgo) lo próximo es determinar cuáles son las oportunidades de inversión que brinda el mercado.

Lo primero es conocer las oportunidades de ahorro o financiamiento que existen en el mercado, lo que se conoce como la tasa de interés. Esta tasa representa el “precio” que existe en un mercado para “arrendar” dinero por un cierto plazo.

Si deseo consumir o invertir más que los recursos que tengo disponibles ahora, debo pagarle a alguien para que me preste dinero por un tiempo. En caso contrario puedo prestar mis recursos sobrantes a cambio de un “arriendo”.

Definir la estructura de financiamiento

Luego, comparando los recursos que se tienen con la suma de lo que se desea consumir e invertir, se debe definir la estructura de financiamiento. Esta puede incluir emitir o comprar instrumentos financieros de modo de igualar las necesidades de efectivo con la disponibilidad existente.

Decisiones tales como buscar nuevos socios que aporten capital, emitir bonos, y endeudarse con el banco son típicas decisiones de financiamiento.

Finalmente, la empresa debe decidir cuáles riesgos quiere asumir y cuáles eliminar, lo que se denomina gestión del riesgo.

Lee aquí sobre el curso online “Gestión Financiera” de Clase Ejecutiva UC.

 





Artículos más recientes del autor