¿Cómo identificar el valor teórico de una empresa?

Es fundamental la identificación de los drivers de una empresa para conocer su valor teórico.

La medida más conocida relacionada al valor de una empresa es el precio de su acción. Para compañías abiertas en bolsa este puede ser observado en las transacciones. Mientras más líquido sea un mercado financiero, mayor cantidad de transacciones habrá y menor incertidumbre en el valor de estas acciones como consecuencia.

Sin embargo, no todas las empresas se transan en bolsa. Por ejemplo, si una firma quiere hacer una apertura en bolsa o los inversionistas desean conocer cuánto vale su inversión patrimonial en el mercado financiero, resulta importante saber qué precio le asignaría el mercado a las acciones de la empresa si estas se transaran. Más aún, incluso si una acción ya se transa en bolsa, ¿cómo saber si su valor es justo?

La respuesta a las interrogantes anteriores es el precio teórico de la acción. Este precio se calcula a partir de algún modelo que puede tomar en cuenta ya sea las características fundamentales de la empresa u otra información observable en el mercado que permita llegar a un valor estimado.

Los modelos más usados para calcular este valor teórico son el método de valoración intrínseca y la valoración relativa.

Valoración intrínseca: Se intenta encontrar el valor de una empresa o de su patrimonio, mediante un modelo que descuenta los flujos de caja futuros que generará la empresa, a una tasa que considera el riesgo de estos flujos.

Valoración relativa: El valor teórico de un activo se compara con (o se calcula a partir de) los valores de otros activos comparables que se transan en el mercado, ajustados por alguna variable común como la utilidad, el EBITDA, etc.

La importancia de los drivers

Un aspecto muy relevante para la aplicación de estos modelos es que se tomen en cuenta los drivers de generación de valor.

Un driver es cualquier factor que tenga influencia relevante en el desempeño y por lo tanto, en el valor de una compañía. Existen drivers macro que afectan a la economía en general y por consecuencia a las empresas, como por ejemplo la tasa de crecimiento de la economía, el nivel de inflación o el desempleo.

Además, existen drivers internos, como por ejemplo el propio crecimiento histórico de la empresa, su nivel de riesgo y variables que afectan sus flujos de caja futuros, como el precio de un producto o insumo en particular (para una empresa de transporte aéreo es relevante la demanda por pasajes aéreos, pero también el precio del petróleo y los costos aeroportuarios).

La relevancia de entender los drivers de una empresa radica en que una buena identificación y estimación de ellos es fundamental para plantear un modelo de valoración intrínseca con el foco correcto. O bien para poder determinar qué empresas son realmente comparables al aplicar la valoración relativa.

Conocer el valor de una empresa no solo es relevante para poder valorizar una compañía cuya acción no se transa en bolsa. También permite a los inversionistas evaluar alternativas de inversión. Un valor teórico mayor al valor de mercado actual sugiere una oportunidad de inversión, mientras que el caso contrario puede gatillar la venta de dicha inversión.

Una pregunta para reflexionar: ¿Qué drivers son los más relevantes para su empresa u organización?

Lee aquí un artículo sobre el análisis de estados financieros como herramienta de gestión. 

Lee en este enlace sobre el curso online “Valoración de Empresas” de Clase Ejecutiva UC.

 





Artículos más recientes del autor