SEO: ¿Cómo hacer para que un sitio web destaque en la red?


El SEO o posicionamiento web depende de aspectos tecnológicos y de contenido. Aprende cómo lograr más visibilidad en la red.

El posicionamiento web —también conocido como posicionamiento en buscadores— es la técnica mediante la cual se construye de una manera óptima la estructura tanto tecnológica (código de programación) como de contenidos (textos, palabras clave, sintaxis) de un sitio web para que sea visible y encontrable en los resultados orgánicos de los buscadores.

Usualmente también se le ubica por su nombre en inglés, search engine optimization, y es aún más conocido por sus sigla SEO.

Cuando se habla de los resultados orgánicos de una búsqueda se refiere a aquellos resultados “naturales” y se distinguen de aquellos producto de anuncios. En la siguiente figura se muestra el resultado en Google para la búsqueda “tv cable” en donde aparecen ambos.

Desde la perspectiva tecnológica, la conformación adecuada del código fuente de la página es uno de los principales atributos que se realizan durante el proceso de indexación de los sitios.

Esto significa que los buscadores de cada navegador están permanentemente haciendo un recorrido por toda la web mundial midiendo la calidad con que está construida la web y la afinidad con los valores que mide el buscador, de manera de permitir un buen ranking al momento que un usuario efectúe una búsqueda.

Aspectos técnicos y de contenido

Entre los aspectos técnicos y de contenidos más relevantes de un sitio que se miden permanentemente están: la calidad de la construcción de los links, las palabras que contiene, la cantidad y frecuencia de palabras clave en el sitio mismo y en sus artículos, la relevancia de las palabras que el sitio tiene en relación a la búsqueda que se está efectuando, los meta tags o palabras complementarias asociadas tanto a textos como imágenes, las cabeceras (readers) que dan nombre a las partes principales del sitio, la cantidad de vínculos hacia páginas exteriores y de referencias de páginas exteriores hacia la página en análisis y la velocidad de carga, entre otros.

Así como hay atributos positivos que mejoran el ranking de la búsqueda, Google ha desarrollado algunos indicadores negativos o que bajan el puntaje de relevancia de un sitio. Por ejemplo, penaliza a aquellos que copien o dupliquen contenidos de otros y también a los que manipulan su código o contenidos para intentar aparecer mejor en el ranking de búsqueda que lo que les corresponde.

De alguna manera, la fórmula con que el buscador hace su ranking es su ventaja competitiva, por lo que se ha convertido en una especie de fórmula secreta, de la cual se conocen algunos de sus ingredientes, pero no la fórmula final.

Esta última es lo que técnicamente se conoce como algoritmo y se evita publicar su conformación en detalle para que los creadores de páginas web no manipulen artificialmente el código o los contenidos de manera de aparecer más relevantes en una búsqueda.

Adicionalmente, la fórmula de los buscadores no es estática, sino que más bien dinámica y evolutiva. La fórmula del buscador va cambiando frecuentemente.

En la siguiente figura vemos la evolución del algoritmo de Google y cómo ha ido incorporando sus distintas funcionalidades.