¿Se puede mantener un presupuesto fiscal equilibrado, reduciendo impuestos y sin modificar el gasto?


La fórmula Trump de reducir impuestos a las empresas, teóricamente funciona, pero no hay suficiente evidencia empírica.

La discusión de cómo los impuestos afectan la recaudación fiscal se puso nuevamente de moda con la reciente propuesta del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de reducir el impuesto a la renta en ese país (de 35% a 15% para las empresas) y modificar los tramos de impuesto a las personas.

La idea es que la reducción de impuesto genera un aumento en la base sobre la cual se cobra el impuesto, es decir, menores impuestos incrementan la actividad económica y de esa forma, lo mismo ocurre con la base tributaria.

Esta discusión se relaciona con la conocida curva de Laffer, nombrada así en honor al economista Arthur Laffer. La forma de esta relación es de una U invertida, aunque no necesariamente simétrica, que relaciona recaudación tributaria con tasa de impuesto.

Tal como se muestra en la figura, cuando la tasa de impuesto es cero, la recaudación fiscal es cero. A medida que la tasa aumenta la recaudación fiscal va aumentando. Sin embargo, si la tasa es muy alta, el efecto sobre la actividad económica hace reducir la base sobre la cual se aplican los impuestos, compensando el alza de tasas y reduciendo la recaudación.

¿Por qué una disminución de la tasa de impuesto afecta la actividad? Una rebaja al impuesto al trabajo, en especial a las persona de ingresos altos crea incentivos a trabajar más y generar más ingresos, lo cual origina una mayor recaudación.
Aquí juega un rol importante la elasticidad de la oferta de trabajo respecto al salario neto.

Por otra parte, reducciones del impuesto a las utilidades del capital generan un incremento en la inversión, lo cual aumenta el stock de capital de la economía y finalmente la producción. Eso se traduce en mayor recaudación por concepto de renta y por el impuesto al valor agregado.

Volviendo a la pregunta original de este artículo, la respuesta teórica es afirmativa. Es posible que en un gobierno que cobra tasas muy altas de impuestos, es decir superiores a t en la figura, pueda incrementar la recaudación vía una disminución de la tasa de impuesto.

¿Por qué decimos que es una respuesta teórica? Porque no existe evidencia empírica suficientemente fuerte que corrobore dicha relación. Por otra parte, en una economía la estructura tributaria es compleja, y no es claro cuál es la tasa que deberíamos considerar.

Si se piensa en la tasa de impuesto a la renta, esta no es única, tiene diversos tramos y diferentes deducciones para personas y empresas. Además en la economía existe el impuesto al valor agregado (o a la compraventa) y una serie de impuestos específicos.

A propósito de los anuncios en Estados Unidos, en Chile, donde las empresas pagan 27% de las utilidades a partir de este año, algunos personeros gremiales señalaron que el país parece caminar en el sentido inverso, mientras que otros, que no nos podemos dar el lujo de bajar los impuestos. ¿Qué opinas al respecto?