Prototipado: ¿Cómo es el camino para materializar la innovación?

Prototipado web ok

Hay ciertos modelos dominantes en la materialización de ideas a través de “prototipos”, con ventajas y desventajas.

Existe consenso respecto a tratar la innovación como un proceso creativo, donde la ideación de nuevas soluciones, basadas en puntos de vista diferentes, crea una nueva perspectiva de valor. Del mismo modo, también podemos estar todos de acuerdo con que la verdadera innovación es la que llega a la realidad, para lo cual es fundamental pasar del tablero de diseño, al taller de implementación.

En otras palabras, pasar del Design Thinking al Design Doing implica un esfuerzo significativo por materializar la propuesta de valor (descrita en términos de un tándem de atributos de valor, ligados a dolores y expectativas del usuario), dentro de formatos estandarizados y reconocibles por todos los agentes ligados al proceso de innovación. Ello incluye por cierto a quienes investiguen, diseñen, ideen, validen, evalúen, implementen, prototipen, ensayen, y todo el sinfín de accione necesarias para “darle forma” a una propuesta que se proyecte a la realidad.

Modelos dominantes

Es en este proceso de implementación de las propuestas de valor, donde ciertos modelos dominantes han logrado transformarse en un estándar para la industria y la academia. No exentos de crítica, siempre intentando ser disrumpidos, y con una permanente búsqueda por tener una alternativa, estos modos de aproximación tienden a los anglicismos de origen, se posicionan como métodos infalibles para algunos, y como recetas de poco espesor académico para otros.

Lo cierto es que conceptos como el Business Model Canvas, el Rapid Prototyping, el MVP (minimun viable product), el Elevator Pitch, UX (user experience), entre muchos otros, son ampliamente reconocidos en el ecosistema innovador y emprendedor, incluso muchos de ellos se transforman en estándares de postulación a concursos de innovación públicos y privados.

Todos tienen en común la relevancia en el impacto sobre el proceso de materialización de las ideas, basada en el amplio consenso que generan entre los distintos stakeholders involucrados en el proceso de innovación, en la clara simplificación que representan frente a conceptos abstractos y complejos (como el modelo de negocio por ejemplo), y el aporte a la estandarización de criterios que permiten gestionar procesos masivos de innovación (estrategias de open innovation, concursos, desafíos, etc.).

Riesgo de simplificación

Por otro lado, es clave considerar algunos riesgos en su empleo, como por ejemplo que algunos de ellos representan simplificaciones que podrían reducir la riqueza de la propuesta de valor, o que la estandarización tiende a generar patrones que se repiten recurrentemente (como por ejemplo la “uberización” de las innovaciones), llegando incluso a generar modas pasajeras, que se agotan rápidamente por efecto de la saturación.

En este contexto, la materialización de ideas a través de prototipos constituye una estrategia clave para la innovación, toda vez que permiten preformar una realidad futura, ya sea en una visualización virtual o simulada del producto-servicio, una narrativa comunicacional de los aspectos de valor de la propuesta, o una descripción funcional de los incentivos que configuran el modelo de negocio. Una mirada ampliada al concepto de prototipar puede ser el primer paso a la materialización de la innovación efectiva.

Lee aquí  sobre el curso online “Metodologías para la Innovación: Prototipado” de Clase Ejecutiva UC.

 





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor