Post Covid-19: ¿Reestructurar organizaciones estancadas?

Superada la tragedia del Covid-19 será momento de pensar en renovar o reestructurar organizaciones estancadas.

El virus Covid-19, inicialmente visto en Chile como algo ajeno a la realidad, al darse en una ubicación tan lejana como Wuhan (China) y tomado a la ligera por Occidente, hoy cuatro meses después de su origen, el término pandemia ya se hizo frecuente en nuestras conversaciones. Somos conscientes de que este fenómeno arrasó con nuestra cotidianidad de una forma impensada.

Los colegios y jardines infantiles están cerrados; miles de personas perdieron su empleo, tanto en pequeñas como grandes empresas; otras, si bien no fueron desvinculadas, se les redujo un porcentaje de su remuneración mensual; personal médico vive en silencio en los recintos asistenciales como héroes nacionales; pacientes con cirugías esperadas por siglos seguirán a la espera; pacientes sanos, hoy contagiados; personas que gozaban de libertad, hoy en casa, limitadas, y en el peor de los casos, personas fallecidas.

Enfocándonos en el tema económico, la base de cada país, sin excepción, son sus trabajadores, su grupo humano y la vida de las empresas, los que forman parte de la economía y estabilidad del país. La primera, hoy se ve afectada de una forma nunca antes vista.

Hay empresas que pueden continuar y funcionar a través del teletrabajo. Pero esta no es la realidad de todos, están, también los que se han visto en la obligación de despedir a sus colaboradores, sin la garantía de volver en un futuro a contar con ellos. Ello causa un mal derivado del virus, llamado incertidumbre, tanto en el empleado, como en el empleador.

A pesar de esta tragedia (porque es difícil definirla de otra manera, por su alcance y sus dimensiones) quisiera poner hincapié en una mirada más optimista: la renovación.

Ver oportunidades

Es decir, debemos enfocarnos en que esta situación es una oportunidad para partir desde cero. Podemos implementar nuevas políticas de trabajo, políticas más humanas, que quizás, antes de la crisis extrema no visualizamos.

También, nuevos procesos de selección para llegar a las metas, algo en lo que algunas organizaciones estaban estancadas. O actualizar procesos, en especial las empresas que tienen largas trayectorias y se ven afectadas por el paso del tiempo al resistirse al cambio.

Más que una idea, sería oportuno verlo como un desafío para las organizaciones, hacer un plan estructural basado en las personas o mejorar ese plan si ya existe.

Sumado a esto, he de considerar que hay personas en sus casas, con otro enfoque, con ganas de ser parte y de colaborar en las organizaciones una vez que pase esta emergencia. Como se menciona en un inicio, ¿será buen momento entonces para mejorar lo de antes a nivel organizacional?… ¿Podemos ver como una oportunidad reconstruir la organización desde cero y enfocándonos en su personal?

El autor de este artículo es Óscar Vera, alumno del curso online “Gestión de Personas” de Clase Ejecutiva UC, que dicta el profesor Maximiliano Hurtado. Lee aquí sobre el curso.