Participación ciudadana en la Nueva Constitución

participación ciudadana, iniciativa popular de norma, nueva constitución, convención constitucional, valor público

El espacio de participación ciudadana que concedió la Convención Constitucional (iniciativa popular de norma) crea valor público al darle a las personas la posibilidad de escoger las materias que consideran prioritarias.

El 4 de julio del 2021 comenzó el trabajo de la Convención Constitucional, que busca redactar una nueva carta magna para Chile.

Participación ciudadana en la nueva Constitución: casi 3 millones de patrocinios

A modo de incluir a la ciudadanía en este importante proceso, se lanzó una Plataforma Digital de Participación Popular. En diciembre del año pasado, se abrió uno de los espacios de participación ciudadana, denominado Iniciativa popular de norma. En esta, las personas y/o agrupaciones podían promocionar un tema en particular, el cual superando los 15.000 patrocinios se discutiría en la Convención Constitucional.

Los patrocinios representaban un voto a través de “firmas virtuales” que se podían realizar ingresando con RUT y clave única.

Cerrado el plazo de votaciones (1 de febrero de este año), se obtuvo un total de 2.496 iniciativas enfocadas en distintas áreas como sociales, económicas, medioambientales, de género, entre otras, con un total de 980.332 participantes y 2.809.751 patrocinios.

Fueron 77 las iniciativas que alcanzaron los 15.000 patrocinios solicitados, las que se concentran principalmente en la temática de derechos fundamentales.

Luego de este proceso, y al igual que las iniciativas presentadas por las/los convencionales, se analiza su admisibilidad en la Mesa de la Convención. Y luego se discute cada una de ellas al interior de la comisión de la convención correspondiente.

Participación ciudadana: la iniciativa popular de norma más votada

La iniciativa que logró el mayor apoyo de la ciudadanía (60.852 patrocinios en total) fue la titulada: “Con mi plata no, defiende tus ahorros previsionales”. La iniciativa plantea como desafío las bajas pensiones y las modificaciones que podrían poner en riesgo los ahorros previsionales.

Específicamente, se opone a un sistema de reparto y/o nacionalización de los fondos y propone como solución la posibilidad de que las personas puedan escoger donde quieren dejar sus ahorros (sistema privado o público) además de recibir una pensión igualitaria al ahorro ya realizado.

También plantea una Pensión Básica Universal para quienes cotizaron menos en sus años de trabajo, la cual se financiaría mediante impuestos.

Cabe notar que el pasado 29 de marzo se votó la iniciativa en la Comisión de Derechos Fundamentales; luego de la exposición a comienzos del mismo mes por parte de diferentes organizaciones que la apoyaban.

Sin embargo, esta se rechazó por 18 votos en contra, 8 a favor y 7 abstenciones, quedando definitivamente fuera del proceso constituyente.

Por otro lado, la iniciativa popular de norma que presentó la Coordinadora No + AFP sobre la misma temática — y una de las 77 iniciativas que logró patrocinio— fue aprobada.

Participación ciudadana y valor público¹

Este ejercicio de participación ciudadana ha permitido que todas las personas se involucren en mayor medida con la carta magna del país que propondrá la Convención.

Llama la atención el alto número de personas que participaron del proceso; además del compromiso y capacidad de articulación de quienes levantaron iniciativas populares de norma.

Este ejercicio además refleja que, al darle el espacio correcto, la ciudadanía lo aprovecha en la medida que se le permita participar.

Asimismo, es importante reconocer que este espacio de participación ciudadana que concedió la Convención Convencional crea valor público al darle a las personas la posibilidad de escoger las materias prioritarias que consideran fundamentales incluir en la carta magna.

 

Este artículo fue redactado con apoyo de Romina Madrid Belmar, ayudante del curso de Gestión pública de Clase Ejecutiva UC.

 

1 ¿Qué es el valor público?
La creación de valor público refiere a la calidad de atención en las interacciones entre el Estado y sus ciudadanas/os (Moore, M., 1995). Según Kelly, G., Mulgan, G., y Muers, S. (2002), el valor público puede definirse como el valor que crea el Estado a través de regulaciones, servicios, leyes, normas y otras acciones. El valor público se determina por las preferencias ciudadanas que se expresan en última instancia en las decisiones de las autoridades electas. Es por lo cual se dice que, en democracia, el valor es definido por la gente. Fuente: El liderazgo público crea valor público.

 

Actualízate con el curso sobre gestión pública (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor