Llegó la hora de la Post Publicidad: Con un buen aviso no basta

Cocrear con los consumidores contenido valorable y capaz de generar enganche con la marca. De eso se trata la Post Publicidad

Hacia dónde se dirige la industria publicitaria es una interrogante que rompe cabezas hace años. La transformación de las marcas en generadoras de contenidos y la consolidación de la necesidad de capturar audiencias en permanente movimiento, empujan a la publicidad a un proceso de cambio profundo y sin retorno. Llegó la hora de la Post Publicidad.

Estos cambios tienen como base la revolución tecnológica digital, la generación de nuevos formatos de medios y las prácticas diversificadas de uso y consumo tanto de productos como servicios.

Actualmente las personas se encuentran cada vez más informadas, conscientes de sus prácticas de consumo y utilizan profusamente las redes sociales como canal de expresión.

Los nuevos consumidores —una generación que se perfila como creadora de cambios sociales profundos— son más autónomos frente a los mensajes que entregan las empresas. Sin embargo, esto no significa que actúen en forma azarosa. El comportamiento individual tiene una cuota importante de elementos colectivos; la industria de la moda vive de esta característica del ser humano.

El cambio está en las fuentes de influencia. Las personas hoy buscan en medios alternativos y redes sociales, en embajadores y personalidades referencias externas para orientar su comportamiento.

Tendencias publicitarias. Kirk Cheyfitz, CEO de Story Worldwide, predijo que la publicidad estimulada por el desarrollo de la tecnología digital entraría en una fase de Post Publicidad. Señaló que los gerentes de marketing dejarían de buscar el spot perfecto de treinta segundos, para proponer contenido rico, original, inteligente, valorable y capaz de generar enganche suficiente como para sostener en sí mismo la generación de una audiencia propia.

La Wharton Business School, a través del programa The Future of Advertising Project también pronosticó que la publicidad se alejaría de avisos en las grandes redes televisivas para acercarse a plataformas donde cada marca se transforme en creadora de sus contenidos.

Fragmentación y cocreación. La fragmentación impone un reto adicional a los creativos, el de mantener coherencia a través de espacios mediales diversos. La consistencia entre mensajes se torna cada vez más compleja, ya que abarca tanto el contenido, la forma y los formatos mediales para cada mensaje.

La digitalización cambia la manera de comprender el marketing. Implica una ventana hacia nuevas formas de relación con las audiencias. El engagement refleja audiencias activas que demandan interés, interacción e innovación con sus marcas en cada punto de contacto.

Y las personas, mediante intervención y retroalimentación a través de las redes sociales, crean sus mensajes en una coparticipación donde la selección de los contenidos no es patrimonio exclusivo del emisor.

Esta coelaboración hace que la publicidad de hoy deba prever la incorporación activa y permanente de los consumidores.

Les dejo una pregunta para comentar: ¿Crees que la publicidad digital reemplazará a la tradicional?





Artículos más recientes del autor