Liderazgo: ¿Con qué propósito juega Sampaoli?


La primera tarea de quien ejerce el liderazgo es la construcción de un propósito compartido y significativo. Veamos 3 pasos para lograrlo.

Exactamente hace un mes la selección de fútbol de Argentina perdió 2 a 0 contra Bolivia en La Paz y se detona la búsqueda de un nuevo entrenador para la albiceleste. De acuerdo con las noticias de ayer, Sampaoli es el elegido.

Dado que el tema del liderazgo es una pasión para mí, deseo compartir una reflexión en torno al poder que tiene el líder cuando encarna un propósito claro, y tiene relación, a mi juicio, con la manera en que Sampaoli ha sido “parte de la noticia” mientras se especulaba sobre su posible nuevo rol como entrenador de la Selección Argentina de fútbol.

Desde mi perspectiva, la primera tarea de quien ejerce el liderazgo, es la construcción del propósito compartido y significativo. Para esto recomiendo tres pasos:

1. Reconocer y validar lo que ocurre en el presente, sin disfrazar o disimular su importancia. Para ser creíble es necesario una conexión personal con lo que está ocurriendo de una manera que no admita dudas o ambigüedades. Es saber mirar dónde estamos parados y desde allí proyectar la dirección deseada.

¿Podemos decir que actualmente Sampaoli ha enfrentado los hechos de manera creíble para articular su propósito de líder?

2. Crear valor compartido no solo para los miembros del equipo, sino también para los diversos grupos de interés. El propósito debe contribuir a enriquecer la vida de las personas, movilizarlas a través de emociones que cohesionen y generen compromiso con el fin común, mirando el futuro más allá de los recursos o capacidades actuales.

¿Estará Sampaoli considerando que su propósito actual enriquezca la vida de las personas y los mantenga cohesionados con un fin común?

3. Dar un mensaje que trascienda al ámbito propio de líder y que movilice a las personas en distintos aspectos de sus vidas. De hecho, los valores del fútbol como deporte, a través de la colaboración, el trabajo en equipo, confianza, etc., son aplicados para fortalecer las relaciones humanas en general.

¿Es posible considerar la conducta actual de Sampaoli como la de un líder referente en diversos ámbitos de la vida?

Hace una semana en una rueda de prensa en Sevilla declara: “Sé que hay un interés, por qué desmentirlo sería mentirle a ustedes, sé que dicen que soy la persona elegida, pero tendrán que esperar los tiempos que correspondan para hacerlo de manera sin dañar a nadie, porque hacerlo ahora es dañar al Sevilla y eso no lo voy a permitir…”

En ese momento me pregunté si esto era una demostración inequívoca de que el Sevilla es y ha sido su verdadero propósito.
No es mi intención generar intrigas ni sospechas hacia Sampaoli, solamente deseo destacar que cuando el líder encarna un verdadero propósito, la coherencia de sus acciones lo avalan.

Ayer supimos con que propósito jugaba Sampaoli.

Les dejo una pregunta para comentar ¿Cómo nos hacemos cargo de definir y comunicar el propósito de lo que hacemos individualmente o con otros?