Las 7 nuevas tendencias en gestión de personas

tendencias gestion de personas ok

En las organizaciones lo más importante es el talento humano, entonces, hay que saber gestionarlo para retenerlo y lograr los objetivos institucionales.

En todas las organizaciones la parte más importante es el talento humano, ya que a través de este se logra la ejecución y desarrollo de las estrategias de negocios.

Por ello, es importante hacer conciencia de que la gestión de los colaboradores de hoy en día incluye actividades clave que son estratégicas para la empresa, logrando un balance entre el desarrollo profesional y el enfoque humano.

Oscar Pérez, director general de PeopleNext, identifica 7 nuevas tendencias en gestión de personas:

1. Apoyar al crecimiento y desarrollo individual de los empleados: Un colaborador que siente que la empresa en la cual labora se preocupa por verlo crecer, por mantenerlo actualizado, a través de entrenamiento y capacitación continua será un empleado comprometido con los objetivos de la organización al saber que tendrá oportunidades de desarrollo profesional.

Una encuesta realizada por Manpower reporta que actualmente 8 de cada 10 empleadores ya están adoptando medidas para hacer crecer el pool de talento de su compañía para asegurarse el acceso a las capacidades correctas que les ayudarán a lograr resultados en sus negocios.

Además, el 39% manifiesta que el no apoyar a sus empleados a desarrollarse y aprender reduce la competitividad y la productividad de la empresa en general.

2. Crear una cultura organizacional que aliente el compromiso: Es importante que las compañías fomenten la creación de una cultura organizacional orientada al logro de metas y de esfuerzo comprometido, sin descuidar la relevancia de hacer sentir a sus colaboradores que están contribuyendo de manera activa al crecimiento de la empresa. Todo ello fomentará su sentimiento de compromiso.

Es necesario procurar mantener un ambiente de comunicación abierta y transmitir a los empleados cuando existan cambios en la misión, visión, valores o estrategia de la empresa.

Un estudio de la consultora Dale Carnegie señala que “a través de actitudes positivas y acciones, los líderes de las empresas pueden construir una cultura de compromiso que inspire a los colaboradores”.

3. Implementación de esquemas de compensaciones alternativos: Las políticas de compensaciones e incentivos para los empleados han evolucionado de ser una pieza de la administración del recurso humano a un plan estratégico diferenciado para la atracción y retención de talento clave.

En este sentido es importante mantener la mente abierta a las distintas alternativas que se pueden ofrecer a los colaboradores, sobre todo tomando en cuenta que actualmente existen distintas generaciones conviviendo en el ambiente laboral y cada una brinda importancia a distintos factores.

4. Dar al empleado un mayor nivel de autonomía: La idea de motivar a los empleados a participar de manera activa en la empresa se conoce como empowerment o “empoderamiento”. Esto significa brindar al colaborador más libertad para tomar decisiones en el desempeño de su puesto. Debido a la alta competencia global presente en el mundo de los negocios, muchas empresas como FedEx o McDonald’s están llevando a cabo esta práctica, lo que promueve la capacidad de decisión del empleado.

Brindar el empoderamiento al equipo de trabajo significa proveerlos de información, autoridad, conocimiento y reconocimiento a su trabajo; esto incrementará su motivación al desempeñar su función.

5. Implementar un modelo de coaching constante: Para que el empleado pueda mejorar y elevar su rendimiento es necesario que reciba retroalimentación de manera periódica y formal sobre lo que hace bien y las áreas de oportunidad que existen en su desempeño. Todo ello para que pueda reforzar los comportamientos positivos y modificar las conductas negativas.

También es importante que este proceso sea constante, es decir, que forme parte de la cultura de la empresa. Esto con el fin de dar un seguimiento puntual y lograr de manera efectiva el crecimiento que se espera del empleado, por medio del programa integral de coaching o mentoría y poder ver resultados en un plazo determinado.

6. Establecer propósitos y metas que guíen las actividades de los empleados: Es fundamental que exista la cultura de establecimiento y logro de metas en la compañía. Estas deberán estar directamente relacionados con su misión y visión. El propósito principal de establecer y definir metas es que el equipo esté motivado al tener una guía clara de lo que la empresa espera de ellos, sabiendo que el esfuerzo que pongan en sus actividades es parte importante de la consecución de los objetivos globales de la empresa.

Un ejemplo de esta práctica es Toyota. En esta empresa se busca la fijación y logro de objetivos muy claros pero muy retadores como, por ejemplo: reducir los costos de embalaje en un 47 % de las ventas; reducir el inventario en un 50 %, etc. A estos objetivos se les da seguimiento continuo y se convierten en un reto constante para los empleados.

7. Brindar a los empleados un balance vida – trabajo: El balance entre la vida profesional y la personal es una tendencia que viene tomando auge en las empresas desde hace algunos años. Esto debido en gran parte a los cambios generacionales. La fuerza laboral joven de la actualidad busca tener un balance sano donde el trabajo sea una parte de su vida, pero sin descuidar el entorno personal y familiar.

Con el objetivo de atraer y retener talento, las empresas han ido flexibilizando algunas políticas o incluso cambiando la cultura organizacional para mostrarse más receptivos ante estas tendencias.

Empresas destacadas

Forbes señala a Ford, Colgate Palmolive y Southwest Airlines como algunas de empresas que más énfasis están poniendo en lograr este balance para sus empleados al fomentar algunas prácticas como:
• Flexibilizar horarios.
• Fomentar actividades físicas y de integración.
• Procurar que los colaboradores cumplan con su horario de trabajo sin permanecer horas extras en la oficina o en días no laborales.

El autor de este artículo es Felipe Riquelme, alumno del curso “Gestión de Personas” de Clase Ejecutiva UC, que dicta el profesor Maximiliano Hurtado.

Lee aquí sobre el curso online “Gestión de Personas” de Clase Ejecutiva UC.