Roadmap de aprendizaje: El futuro en la innovación

roadmap del aprendizaje innovacion ok web-min

El roadmap de aprendizaje es una herramienta valiosa para asegurar la relevancia estratégica de la innovación.

¿Cuándo podemos decir que una empresa está innovando? Hay diferentes respuestas a esta pregunta, pero una de nuestras favoritas es: cuando experimenta. Es decir, cuando hace cosas sin saber de antemano el resultado que tendrán.

Sigue una segunda pregunta: ¿cuándo podemos decir que una empresa está experimentando? La respuesta es: cuando aprende. Es decir, cuando aprovecha los experimentos para obtener hallazgos sobre sus clientes, el mercado, para descubrir el valor de nuevas tecnologías o tendencias.

En último término, gran parte de la gestión de innovación se resume en cómo hacer que las organizaciones aprendan. Que aprendan de manera ordenada y sistemática, que aprenden sobre aspectos estratégicos, que aprendan con experimentos rápidos y baratos, que se atrevan a tomar riesgos para aprender… la estrategia de innovación, la gobernanza, la metodología de desarrollo de proyectos, el cambio cultural, el mindset emprendedor: todo apunta al aprendizaje.

Una herramienta para guiar el aprendizaje

Una herramienta útil que complementa la estrategia de innovación y que hemos usado con empresas de diferentes tamaños y rubros en Aukan, la unidad de Gestión de Innovación de DICTUC, es el roadmap de aprendizaje.

Su origen es el conocido roadmap tecnológico, pero ampliado a otros aspectos que la empresa debe aprender para mantenerse competitiva, para abordar nuevos mercados y para resolver las cambiantes necesidades de sus clientes.

La pregunta inicial que el roadmap propone es: ¿por qué debo aprender? Las respuestas provienen de distintas fuentes. La primera son las necesidades (o jobs to be done) de nuestros clientes, aspecto que normalmente amerita una investigación en terreno. La segunda son las presiones competitivas: qué está haciendo mi competencia con respecto a lo cual yo no me puedo quedar atrás (o, visto de manera positiva, que no está haciendo mi competencia y me permitiría sacar ventaja). La tercera son los cambios tecnológicos, sociales, culturales y medioambientales que pueden afectar mi negocio.

Como se ve, no es solo la tecnología, sino también cambios en el estilo de vida, cambios generacionales, nuevas exigencias asociadas al tema medioambiental, aspectos sociales como género, inclusión, diversidad, etc. Cada uno de estos “por qué” se revisa en distintos horizontes de tiempo.

El qué y el cómo

A continuación, debemos preguntarnos qué aprendizajes son los que las tendencias antes definidas nos obligan a adquirir. Y luego el cómo, lo que se conoce como factores habilitantes para el aprendizaje. En este grupo puede estar la incorporación de personas expertas, la capacitación de nuestros colaboradores, las alianzas con centros de conocimiento, la adquisición de metodologías o plataformas tecnológicas de base, e incluso la vinculación o compra de startups.

Por supuesto, como toda herramienta de innovación, el roadmap de aprendizaje debe revisarse periódicamente, dado que los mismos conocimientos que se van obteniendo pueden sugerir cambios en el plan. Aun así, una y otra vez hemos visto cómo una reflexión profunda, plasmada de manera muy concreta en el formato de un roadmap, es un apoyo crucial para la robustez, efectividad y comunicación de los esfuerzos de innovación.

Una misión para la innovación

Uno de los mayores riesgos de la innovación corporativa es caer en un espacio de irrelevancia, convertirse en una suma de proyectos dispersos sin mayor impacto. El roadmap de aprendizaje contribuye a que la innovación tenga una misión relevante: conducir a la empresa al futuro.

Este artículo fue redactado en conjunto con Ricardo Wurgaft, director ejecutivo de Aukan, Gestión de Innovación DICTUC.

Lee aquí sobre el curso online de “Creatividad e Innovación” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor