¿Qué tan lejano es el cambio climático y sus efectos?

Más cercano de lo que creemos, tal vez mucho más. Chile sufrirá los efectos del cambio climático independiente de su contribución al fenómeno.

El cambio climático es un problema que, psicológicamente, nos es distante. No vemos su principal causa (el COes un gas transparente e inodoro), y tampoco sus efectos, que ocurrirán en el futuro distante (o eso creemos), y tal vez, en tierras lejanas, alejadas de nuestros hogares.

Por eso, muy pocos de nosotros nos preocupamos de sus efectos, y por ende, de reducir nuestra contribución al fenómeno. Pero esto puede estar cambiando, y rápido. El viernes recién pasado 25 comunas del Gran Santiago no tuvieron suministro de agua potable por tercera vez en un año. Esto produce, además de las molestias y complicaciones a la ciudadanía, daño para el país por la merma en el trabajo y por las pérdidas materiales y sociales que produjo la crecida de los ríos. Pero también nos debiera hacer pensar en nuestra dependencia del clima, y de nuestra vulnerabilidad frente a sus cambios.

Estos fenómenos tienen múltiples causas, pero el cambio climático contribuye a hacerlos más frecuentes, y más destructivos: la mayor intensidad de las precipitaciones, combinada con el aumento de la temperatura, que hace que una mayor fracción de la precipitación ocurra en forma liquida (lluvia), y no sólida (nieve), resulta en un caudal de agua que escurre cerro abajo mucho mayor, con las consecuencias que sufrimos la semana pasada.

Este fenómeno llegó para quedarse, por lo que es mejor reconocerlo y adaptarse. ¿Cómo? Modificando o construyendo nueva infraestructura para captar, embalsar y procesar el agua para nuestro consumo. La que tenemos hoy ya no es adecuada a las nuevas condiciones climáticas. Debemos adaptarla a la nueva realidad hidrometereológica de hoy, y la proyectada en el futuro.

Esto requiere recursos, que podríamos haber destinado a otras necesidades. Este es uno de los costos del cambio climático. Lo estamos sufriendo hoy, seamos o no responsables de este último.

Los aluviones en el Cajón del Maipo no son los únicos fenómenos naturales que están cambiando:
• Los megaincendios de enero y febrero recién pasados fueron los más extensos y destructivos de nuestra historia,
• El temporal de marzo de 2015 en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, que dejó 80 personas muertas o desaparecidas, y miles afectadas.
• El brote de marea roja en la Región de Los Lagos en 2016, que afectó una zona nunca antes contaminada.

Y si miramos el resto del continente, podemos ver muchos más ejemplos de eventos extremos.

Nuestro país sufrirá los efectos del cambio climático independiente de su contribución al fenómeno. Esto puede servirnos de alerta de que este problema esta aquí para quedarse, y que entre todos tenemos que cooperar para mitigarlo.

 





Artículos más recientes del autor