¿Qué necesito para abrir un e-commerce para mi empresa?

Al igual que en el mundo real, lograr una experiencia satisfactoria es la gran meta que tiene un e-commerce.

El e-commerce o comercio electrónico es una disciplina que nace junto con la llegada de internet. Consiste en la digitalización o incorporación de las tecnologías al proceso de compra y venta de productos, bienes y servicios de manera on-line usando como medio de pago diversas formas como tarjetas de crédito y medios de pago electrónicos más un proceso de logística y despacho que deje el producto en el lugar requerido por el consumidor.

Hoy muchos usuarios digitales compran no solo en un país de origen, sino que en China o en cualquier parte del mundo a través de las plataformas de e-commerce más conocidas como Amazon, Ebay, AliExpress, DX, Yapo y Mercado Libre, entre otras.

Que sea fácil y seguro

Lo primero que se necesita es un sitio web que esté adaptado para el comercio electrónico, que tenga la posibilidad de mostrar productos y servicios. Y que permita pagar en forma fácil y segura.

Para lograr esto se puede hacer un sitio a la medida o recurrir a diversas plataformas que ya tienen estructurada una base de comercio electrónico como por ejemplo Shopify.com o Jumpseller.com si el sitio no es de alta complejidad.

Para otros, que esperan tener una gran cantidad de productos y una alta afluencia de visitas se puede pensar en soluciones de alta gama como por ejemplo Vtex.com.

La elección dependerá de la envergadura, seguridad, presupuesto y capacidad que la empresa desee destinar a este esfuerzo.

En segundo lugar, la marca debe asegurar visitas al sitio para lograr clientes. Para ello debe hacer diversos tipos de campañas como por ejemplo: e-mail marketing, campañas pagadas que promuevan las ofertas y atraigan audiencia hacia el sitio mediante banners en sitios web o en avisos (ads por su nombre en inglés) en redes sociales o en AdWords en buscadores.

Bien rankeado

En tercer lugar, el sitio debe aparecer muy bien rankeado en el buscador para las palabras clave asociadas a los rubros que el sitio ofrece. A este se le llama la optimización del SEO (search engine optimization) del sitio y viene dada por la calidad de la metadata y del contenido que el sitio posee.

En cuarto lugar, el sitio deberá asegurar que la compra sea fácil y amigable, que se pueden seleccionar y encontrar los productos con rapidez. Y que el pago es eficiente y expedito.

En quinto lugar, se debe ofrecer un muy buen servicio de despacho con alternativas para el usuario, donde la flexibilidad de días, horas y lugares de despacho se torna cada vez más crítica como el precio y tiempo de entrega.

De visitante a cliente

Cuando estos cinco pasos se cumplen a satisfacción de los usuarios, aumenta la probabilidad de que un visitante de la web se convierta en cliente. A este proceso se le llama la conversión de clientes y usualmente se representa de manera porcentual entre los que efectivamente compran comparados con quienes visitan un sitio web de comercio electrónico.

Luego, en la etapa de posventa se debe abordar cualquier contingencia. Y dar la opción al usuario de que pueda catalogar o poner una nota al servicio global dado por la empresa. Los sitios web pueden proveer de variadas opciones para obtener retroalimentación de los clientes. Entre ellas, poner una nota al producto (generalmente en una escala de 1 a 5, con estrellas) y dar espacio a las opiniones de los compradores acerca del producto (customer review).





Artículos más recientes del autor