¿Qué entendemos por valores y creencias?

Valores y creencias

En el proceso de coaching no es posible ignorar los valores y creencias, ya que determinarán en forma muy central el éxito o fracaso de una intervención.

Los valores y las creencias pertenecen a un grupo de factores que influyen en el comportamiento organizacional y en las relaciones interpersonales. Los valores están muy ligados a la ética y pueden generar conflictos entre la persona y su función cuando las exigencias de la empresa o superior jerárquico chocan con los valores básicos de la persona.

En el proceso de coaching no es posible ignorar estos factores, ya que determinarán en forma muy central el éxito o fracaso de una intervención.

Los valores representan convicciones fundamentales acerca de que a nivel personal y social, cierto modo de conducta o estado final de la existencia es preferible a otro opuesto o inverso. Contienen un elemento de criterio que incluye ideas personales sobre lo que es correcto, bueno o deseable.

Los valores tienen atributos tanto de contenido como de intensidad. El atributo de contenido establece que un modo de conducta o estado de la existencia es importante. El de intensidad especifica que tan importante es.

Se puede decir entonces que un valor es la importancia que la persona le adjudica a algo. Por ejemplo, si uno cree que las relaciones interpersonales son la parte más importante de su vida, usted puede pensar que aquellos a los que no les interesa tienen pocos valores. Los valores están muy ligados a la ética, o al juicio moral.

Un ejecutivo que valore mucho las utilidades no le parecerá poco ético aumentar los precios más de lo necesario para cubrir los costos adicionales. Otro que valore mucho la vida familiar puede sugerir que la empresa invierta en una guardería para niños.

Un sistema de valores

Cuando se ordenan los valores de un individuo en términos de su intensidad se obtiene un sistema de valores. Todos tenemos una jerarquía para ellos, que constituye nuestro sistema de valores y que se identifica de acuerdo con la importancia relativa que se asigna a valores tales como libertad, placer, respeto de sí mismo, honestidad, etc.

En general, los valores tienden a ser relativamente estables y permanentes. Es importante hacerse la pregunta sobre cómo se aprenden. Se considera que la mayor parte se adquieren durante el proceso de crecimiento a una edad bastante temprana. Una forma importante es mediante la observación de estas personas significativas o modelos, como los padres, profesores, amigos, hermanos. Si nos identificamos con algunas personas, es muy probable que desarrollemos algunos de sus valores.

Otra manera en que se aprenden los valores es mediante la comunicación de actitudes. Por ejemplo, si vivir a crédito fuera considerado como algo malo entre sus familiares y amigos, Ud. tendría entonces valores negativos acerca de este asunto. También las actitudes implícitas, las que no se manifiestan pueden modelar sus valores; si el retirarse temprano de la oficina es mal visto por su jefe, esto claramente afectará la hora de salida, aunque esté dentro de lo permitido. (Relaciones Humanas de A. J. D Brin).

Este artículo se basa en el libro “El Líder como Coach” de Nureya Abarca.

Lee aquí sobre el curso online “Coaching” de Clase Ejecutiva UC.





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor