Pep Guardiola y la fórmula perfecta: Cómo lograr equipos con resultados y convivencia excepcionales

Para tener un equipo exitoso se requiere trabajo, no solo buenos discursos.

Quién no conoce a Pep Guardiola, el actual técnico del Manchester City. Hace una semana atrás, acaba de renovar contrato hasta el 2021 diciendo:”Estoy muy contento y entusiasmado. Es un placer trabajar aquí. Disfruto entrenando a estos jugadores todos los días y vamos a intentar hacer lo mejor en los próximos años. Estoy centrado en el deseo de mis futbolistas de ser un mejor equipo”.

No tengo mejor manera de reflejar uno de los propósitos fundamentales del ejercicio del liderazgo, el de construir equipos logrando resultados y una convivencia excepcionales.

Estoy convencido de que un equipo excepcional es aquel que realiza algo que engrandece la vida, es feliz mientras lo hace y después cuando recuerda dicha experiencia.

Los resultados que consiguió el Manchester City en el actual campeonato de fútbol inglés son récords: campeones con 100 puntos, 32 victorias, 16 triunfos de visita, 18 partidos ganados consecutivos, 106 goles, 76 goles más de los recibidos y 19 puntos de diferencia con el equipo que obtuvo el segundo lugar del campeonato. Cifras impensadas en la “Premier League”… hasta ahora.

Buenas relaciones humanas

Sin embargo, sabemos que esto no basta. Los resultados cuantitativos son una dimensión necesaria pero parcial del ejercicio del liderazgo. ¿Qué falta?… la convivencia excepcional.

Es decir, la experiencia de construir relaciones donde surge auténticamente el reconocimiento recíproco, para que cada uno despliegue todo su valor personal al servicio del propósito común.

En este sentido, algunos días después que lograron el campeonato, Pep convocó a jugadores y funcionarios del club para decirles: “A todo mi staff, a la gente que trabaja aquí, todos. Me gustaría que se sientan parte de esto. Siempre se habla del entrenador y de los jugadores, pero es imposible conseguir lo que hemos conseguido sin vuestro increíble esfuerzo”.

Luego a los jugadores les dice: “Habéis creado algo único en el vestuario, el espíritu, vuestra amistad. Es imposible conseguir lo que hemos conseguido sin ser buenos seres humanos, sin ser buenas personas, sin aceptarse los unos a los otros.”

No me cabe duda de que este logro deportivo significa un importante germen de nuevos aprendizajes asociados a la manera de construir equipos de trabajo en las organizaciones.

Desafío integral

Por supuesto que nada garantiza el éxito. Evidentemente, ni los resultados ni la convivencia excepcionales se consiguen con un discurso. Por lo tanto el desafío para ejercer el liderazgo es integral.

Para mí, Pep Guardiola es un referente hace bastante tiempo. Y más ahora que veo claramente aplicada dicha fórmula, con la que él y el equipo han engrandecido sus vidas y la de muchos, fueron felices en cada partido y lo recordarán siempre con satisfacción.

Pregunta: ¿De qué manera, en el ejercicio de tu liderazgo, demuestras el compromiso para que los resultados y la convivencia sean excepcionales?

Mira aquí el discurso de Pep Guardiola a los jugadores y staff del Manchester City:

 

 





Artículos más recientes del autor