Minería en Chile y la discusión tributaria: del desastre a la oportunidad

mineria en chile, mineria, royalty

No manotazos, sino una conversación en contexto puede mejorar la discusión sobre los tributos de la minería en Chile.

La Cámara de Diputados despachó con su aprobación el 6 de mayo de este año 2021 un proyecto de ley que cuesta entender. Sus falencias son demasiadas y muy profundas.

A continuación van algunas “perlas”:

  • El proyecto evita usar la palabra “royalty” para eludir los requisitos constitucionales de un proyecto de ley de esta naturaleza;
  • Propone un cobro de base 3% sobre las ventas de cualquier sustancia concesible. Ello afecta principalmente a las operaciones mineras más débiles y de costos más altos, y obliga a las mismas, si quieren sobrevivir, a endeudarse para pagar este gravamen en períodos de bajos precios.
  • Los cobros que establece pueden llegar a 75% del valor de las ventas de mineral y la progresividad está indexada al precio del cobre. Olvidan —en un preocupante esfuerzo de voluntarismo simplificador— que durante los ciclos de la minería los costos suelen seguir los precios del producto. Y que, en general, los modelos se hacen para explicar la realidad, pero la realidad suele no obedecerle a los modelos.
  • No deroga el actual royalty vigente (aunque dicen que lo harán… pero lo aprobaron así) con lo cual se incurre en la barbaridad jurídico—tributaria de gravar dos veces el mismo hecho.
  • No se pronuncia sobre las actuales invariabilidades que protegen la inversión minera, con lo cual abre un gran flanco de controversias internacionales entre el Estado y las compañías mineras privadas, principales inversionistas del país.

Esperanza en el Senado sobre el régimen tributario para la minería en Chile

El Senado de Chile, afortunadamente, ha tomado desde entonces un camino esperanzador: bajo el rótulo “Minería para el Siglo XXI” las comisiones de Energía y Minería, y la de Desafíos de Futuro, han organizado una serie de encuentros y seminarios para abordar el tema que la Cámara le ha puesto entre las manos: el régimen tributario minero.

El próximo 23 y 30 de julio de 2021 podremos ver a panelistas nacionales e internacionales debatir sobre el posible liderazgo de Chile en la minería verde de cobre y litio, y sobre la oportunidad de transformación de la minería para intensificar su contribución ambiental y socioeconómica para las futuras generaciones.

Manotazos no, discusión en contexto sí

Esa es precisamente la dimensión que requiere este debate. Manotazos a la industria más importante de Chile, propiciados por la fiebre electoral y justificados por las necesidades de la pandemia, versus una discusión en contexto.

Esta última debe incluir el análisis de la coyuntura y estado de la minería y sus productos y considerar las oportunidades que se presentan al país con la irrupción de la economía verde.

Además, por cierto, incluir a todos los actores relevantes que posibiliten la convergencia entre las necesidades del país y los intereses legítimos de las regiones, las compañías mineras, sus clientes, financistas, trabajadores y proveedores de bienes y servicios.

El principal aspecto a esclarecer en estos debates será sin duda el rol que puede tener la minería en la economía y sociedad chilenas. La transición global a la “economía verde” nos anuncia un probable auge prolongado en el precio de nuestros productos mineros, particularmente el cobre y el litio, que se han convertido en uno de los principales cuellos de botella para la descarbonización y la prevención de los desastres asociados al cambio climático.

Sin embargo, convertir esta oportunidad global en una auténtica palanca de progreso nacional requiere hacer “más y mejor minería”. Y ello requiere fortalecer el marco institucional y legal de la inversión minera, y corregir aquello que sea necesario.

Ideas clave para el éxito de este proceso sobre tributos en la minería en Chile

A continuación, vayan algunas ideas que creemos claves para el éxito de este proceso:

1. Legitimidad de las reglas del juego para la minería en Chile

El proceso debe propender a la legitimidad social y política —y por lo tanto estabilidad— de las reglas que se establezcan, cautelando el equilibrio entre la rentabilidad de la inversión, el retorno al fisco y los intereses de las regiones y comunidades mineras.

2. Fortalecer la estabilidad, transparencia y previsibilidad

El proceso debe fortalecer uno de los pilares más apreciados de nuestra jurisdicción minera, que es su estabilidad, transparencia y previsibilidad. La minería es una actividad industrial de alto riesgo político, geológico, de ciclos de precios y de entorno.

La competitividad de la minería chilena hace bastante tiempo que ya no radica en la calidad de nuestros yacimientos. De hecho, nuestros costos promedio de producción son de regulares a malos.

Los proyectos que existen en carpeta tampoco son excelentes, más bien nos sitúan entre el tercer y cuarto cuartil de costos. Sin embargo, son precisamente la estabilidad de las reglas del juego y las capacidades institucionales e industriales construidas a lo largo de décadas las que nos han permitido mantenernos como jugadores desequilibrantes en la minería mundial del cobre.

3. Respetar los acuerdos tributarios vigentes con las mineras

El proceso y sus resultados deben respetar los acuerdos vigentes con las compañías mineras en materia tributaria. Lo contrario arriesgaría largas y costosas controversias que jugarían precisamente en contra del objetivo planteado.

4. Fortalecer la inversión en exploración minera

El proceso debe fortalecer la inversión en exploración minera, aclarando sus reglas y dando la posibilidad a actores mas ágiles y pequeños de buscar, encontrar y poner en producción mas proyectos mineros de diferentes escalas.

5. Establecer tributos que no desincentiven la inversión

Sin perjuicio de la modificación del actual royalty, el resultado final debe encuadrarse en sistemas y tasas que no desincentiven la inversión en proyectos de leyes de mineral menores. Estos son los que hoy abundan en Chile.

6. Propender a una resolución rápida del proceso para no dar ventajas a otros países

El proceso debe propender a una resolución rápida, que evite dejar flancos abiertos por mucho tiempo pues podrían transformarse en una ventana de oportunidad para proyectos mineros en otras partes del orbe. Y ya sabemos que, cuando un proyecto minero entra en fase de ejecución, es muy difícil que se detenga o que sea desplazado por otro en el futuro, incluso aunque este sea mejor.

Las posibilidades de la “revolución verde” verde para la minería en Chile

Finalmente, es necesario remarcar la importancia que reviste el hecho que el proceso legislativo en curso ponga su énfasis en la oportunidad que significa la “revolución verde” para Chile y su minería.

De hecho, un objetivo estratégico de esta naturaleza convoca por igual a los intereses fiscales de Chile como dueño de los recursos mineros, a las compañías mineras y sus perspectivas de negocios, y a los ciudadanos y sus intereses de progreso con crecimiento económico y protección ambiental.

Este es un campo fértil de conversación win-win, que invita a la creatividad y la convergencia entre los distintos intereses en juego.

 

Actualízate con el curso sobre emprendimiento en la minería (online) de Clase Ejecutiva UC. 





Mauro Valdés

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor