Liderazgo: ¡La narración juega un poderoso rol!

La narración es un medio cada vez más aceptado para el logro de metas.

Las organizaciones están hechas de narración. Las aplicaciones específicas de las narraciones organizacionales, incluyen, entre otras, confirmar las experiencias compartidas, generar compromiso, renovar un sentido de propósito, concretar una visión de la organización, despertar emociones, dirigir el cambio y facilitar la interpretación.

Como señaló Boje (1995), las historias pueden ser usadas para construir un nuevo “significado organizacional”, lo que se lleva a cabo con narraciones nuevas o revisando algunas antiguas.

Mientras el diálogo es necesario como un aspecto de la colaboración, para construir significados compartidos y conocimientos colectivos en una organización, las narraciones le dan vida al conocimiento que se genera y que se comparte entre los miembros de la organización.

Las narraciones son un medio cada vez más aceptado para el logro de metas. Sin embargo, los líderes deben aprender a emplear una variedad de patrones de narración para lograr distintos objetivos.

Stephen Denning, en su libro “The leader’s guide to storytelling” (2005) considera algunas formas que pueden adoptar según las metas que se persigan. Veamos algunas:

Mover a otros

  1. Mover a la acción:El líder, por sobre todas las cosas, debe mover a las personas al cambio. Necesita comunicar la naturaleza compleja de los cambios que se requieren e inspirar a una organización escéptica que, muchas veces, cuesta entusiasmar. La historia tiene que tener suficiente detalle para ser comprendida y creíble, pero no tanto —y esta es la clave— como para confundir a la audiencia.
  2. Comunicar quién es uno:Si las personas no confían en el líder, es difícil conducirlas al cambio. Para lograr que confíen en uno, es necesario que lo conozcan: quién es, de dónde viene y por qué tiene las ideas que tiene. Las historias que cumplen con este propósito, generalmente, se basan en un evento de la vida personal que revela alguna fortaleza o debilidad, mostrando cómo el narrador sacó una enseñanza de ahí. A diferencia del caso anterior, estas historias estarán llenas de detalles y de color para interesar a la audiencia.
  3. Comunicar cómo es su organización:De alguna manera, las historias que cuentan acerca de la reputación de una organización y la de sus productos, son similares a la de los líderes. Las firmas necesitan que se confíe en sus servicios y productos. Las marcas fuertes se basan en una narración. Es decir, una promesa que la empresa le hace al cliente y que debe saber mantener.

 “Así se hacen las cosas acá”

  1. Transmitir valores:Las historias pueden ser herramientas efectivas para traspasar valores dentro de una organización, especialmente aquellos que ayudan a impedir problemas futuros, por ejemplo, comportamientos destructivos. Las historias, en este sentido, deben dejar en claro “la forma en que se hacen las cosas acá”.
  2. Promover la colaboración:Una manera de promover la colaboración es generando una narrativa común en torno a las necesidades y metas de un grupo, lo cual puede empezar con una historia contada por algún miembro de este.

Con suerte, una historia llevará a otra. Y, si este proceso continua, los miembros del grupo desarrollarán una perspectiva compartida, la cual despertará —en forma natural— un sentido de comunidad.

  1. Guiar a las personas al futuro:Una parte importante del trabajo de un líder consiste en preparar a otros para lo que se avecina. Una historia puede ayudar a quienes escuchan a entender dónde se encuentran y dónde necesitan ir, permitiendo ver el futuro en una forma amable y familiar. Lo difícil, por supuesto, es crear una narración creíble cuando el futuro es desconocido.

 





Nureya Abarca
Artículos más recientes del autor