Juan Guaidó: ¿Cómo es su liderazgo?

Recordemos la siguiente declaración de Juan Guaidó: “Asumo la responsabilidad bajo el artículo 333 y 350. Juro asumir el compromiso de la no violencia. Hoy 23 de enero juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el Presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de usurpación”. (Fuente www.perfil.com)

Desde ese momento, casi de un día para otro, internamente ha logrado congregar y movilizar a la ciudadanía en reiteradas manifestaciones de protestas masivas, e internacionalmente se ha convertido en un líder relevante, implicando que la OEA, ONU, Unión Europea, FMI, Banco Mundial y otros, le reconozcan o no, su legitimidad como representante oficial de Venezuela.

El pasado martes 30 de abril, en el contexto de una nueva movilización manifestó: “Hoy es un día histórico para el país y en este inicio de la fase definitiva de la Operación Libertad para el cese de la usurpación hemos visto que la protesta genera resultados”.

Considerando que, cada uno puede tener diversas perspectivas para analizar y debatir respecto a la situación política, social y económica de Venezuela, deseo compartir mi opinión respecto al liderazgo de Guaidó, utilizando el modelo de Liderazgo Delta que desarrollamos en Clase Ejecutiva UC,  ya que me parece que es un buen momento para comentar con una mirada general lo que, a mi juicio, compone su liderazgo y cómo lo ejerce.

No es lo mismo liderazgo que líder

En diversas ocasiones he sostenido que el liderazgo no es sinónimo de líder, ya que erróneamente suelen tratarse como sinónimos.

Por un lado, tenemos el proceso de interacciones del líder con su equipo en un momento determinado, generando como resultado el fenómeno del liderazgo. Sin embargo, otro aspecto es la persona líder, que es parte del proceso anterior y que debe cumplir un menú de atributos que se le exigen para considerarlo como tal.

La lista para calificar a Juan Guaidó como líder no es más ni menos larga que la que se aplica a cualquier persona que aspire a liderar, sin embargo, no importa si es o no es líder, lo que importa es si ejerce su liderazgo con acciones coherentes, que son la única evidencia válida.

A través del Triángulo de Habilidades del Modelo de Liderazgo Delta – MLD, sostengo que el líder ejerce su liderazgo con habilidades técnicas, relacionales y de sí mismo.

Respecto a las habilidades técnicas de Juan Guaidó, considero que no existen muestras excepcionales de dominio intelectual, son propias de su formación académica y experiencias en diversos ámbitos de responsabilidad.

En segundo lugar, sí reconozco la presencia de algo distinto y valioso en sus habilidades relacionales, que se expresan es su capacidad de comunicar y conectarse con un tono de cercanía, con mayor capacidad de “escuchar y ver” a los demás. El impacto de esto es notorio para construir vínculos de lealtad y confianza, para conseguir apoyo internacional y empoderar a sus representantes diplomáticos de gobierno en diversos países.

Finalmente, con relación a sus habilidades de sí mismo, destaco su dominio emocional para sostener la presión y capacidad de inspirar a quienes lo apoyan, manteniendo el control del egocentrismo, reconociendo sus miedos, límites y vulnerabilidad, al mismo tiempo de orientarse con convicciones de manera intransable.

No basta ser o no ser líder

Deseo enfatizar que no basta decir ser o no ser líder, lo que importa es hacer el liderazgo, con las habilidades comentadas. Mas allá de las opiniones o juicios personales respecto a la persona de Juan Guaidó, en muy necesario y útil fundar nuestro análisis preguntándonos ¿Con qué valores sustentamos nuestras acciones en el ejercicio de liderazgo? y ¿Cuál es el propósito que este liderazgo encarna?

Sin duda que las acciones de Juan Guaidó, sostenidas y coherentes, nos darán o no, las evidencias necesarias para concluir si sus habilidades de liderazgo son efectivas.





Artículos más recientes del autor