Innovación estratégica o, mejor aún, estrategia innovadora

Innovacion estrategica o mejor aun estrategia innovadora

La innovación puede aspirar a ser más que un conjunto de proyectos o un complemento menor en un modelo de negocios tradicional. Hoy debe abrirse paso para realizar su contribución en la primera línea de las definiciones estratégicas de la empresa.

La visión de la empresa basada en la atención (Attention-based View of the Firm; Ocasio, 1997) sostiene que el comportamiento organizacional es el resultado de cómo las compañías canalizan y distribuyen la atención de sus tomadores de decisiones. Para la gestión de innovación, este es un aspecto crítico, ya que su mayor amenaza es que las urgencias de la explotación, del día a día, concentren toda la atención de la empresa y desdibujen los esfuerzos de exploración.

Una receta lógica para contrarrestar este peligro es lograr que la innovación contribuya de manera significativa al EBITDA. A fin de cuentas, es ahí donde los gerentes y directores tienen puestos los ojos. Lamentablemente, eso no es tan sencillo.

Lograr impacto económico a partir de la innovación toma algunos años, en la medida en que las organizaciones adquieren las capacidades de detección de oportunidades, experimentación y aceleración. Por otro lado, forzar a la innovación a generar utilidades rápidamente, orienta su desarrollo hacia proyectos incrementales, de bajo riesgo y bajo nivel de disrupción.

La búsqueda de impacto significativo, entonces, obliga a las empresas a recorrer un camino más bien largo, impredecible, y con pocas o nulas recompensas en sus primeros pasos. Es un camino donde es fácil distraerse, perder la atención y abandonar el viaje.

Por este motivo, la innovación debe ser estratégica. ¿Qué significa eso? Significa que debe orientarse a realizar experimentos que generan aprendizajes de valor estratégico. El enfoque tradicional en esta línea ha sido asegurar el alineamiento de la innovación con la estrategia corporativa. Sin embargo, muchas veces esa estrategia no incorpora elementos de riesgo, con el resultado de que la innovación nuevamente recibe un mandato poco inspirador y poco ambicioso.

Estrategias innovadoras

En definitiva, la solución consiste en promover la construcción de estrategias innovadoras. Existen muchos casos exitosos de empresas que han explorado y conquistado nuevas posiciones competitivas, pasando de la reducción de costos y la venta de commodities a la diferenciación, la entrega de soluciones y la articulación de ecosistemas.

La innovación puede jugar un rol clave en estos movimientos de gran escala, mediante el uso de sus metodologías de validación iterativa. Un camino al alcance de todas las empresas es la investigación profunda de sus clientes, su segmentación por necesidades o Jobs To Be Done, la definición de promesas y propuestas de valor para cada segmento, y el diseño e implementación de blue prints que permitan su cumplimiento. Esto es lo que hemos venido desarrollando en Aukan, la unidad de Gestión de Innovación de DICTUC, bajo un modelo de Business Design As A Service (BDAAS).

La innovación además contribuye mediante la incorporación de tendencias tecnológicas, culturales, sociales, generacionales y medioambientales al análisis estratégico. Por ejemplo, la transformación digital abre nuevos espacios que van desde la redefinición de la experiencia de clientes hasta el aprovechamiento de efectos de red, en tanto conceptos como la economía circular ofrecen oportunidades desde la perspectiva de la sustentabilidad.

Si la innovación es un conjunto de proyectos sin mayor cohesión e impacto, la empresa perderá poco a poco el interés y los esfuerzos de exploración se diluirán en el tiempo. Si, por el contrario, innovación es la punta de lanza de un movimiento estratégico relevante, que afecta a la totalidad de la organización, siempre habrá miradas interesadas en su avance. La lección es que, al parecer, atraer la atención requiere una cuota de audacia.

En este artículo fue escrito en conjunto con Ricardo Wurgaft, director ejecutivo de Aukan-DICTUC.

Lee aquí sobre el curso online “Creatividad e Innovación” de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor