Estrategia no es lo mismo que planificación estratégica

estrategia, planificación estratégica, plan estratégico, qué es la estrategia, qué es la planificación estratégica

Aunque suelen confundirse, estrategia no es lo mismo que planificación estratégica. Lee sobre sus diferencias y alcances.

Cada vez que pregunto qué es estrategia, la respuesta más común que recibo es que es un plan que me lleva de la situación actual a la deseada. Lamentablemente esa no es la respuesta correcta.

¿Qué es estrategia? La estrategia trata sobre la detección de posibilidades de futuro y la definición de dónde vamos a jugar y cómo vamos a ganar. Estos puntos clave no quedan explícitos en la planificación estratégica.

Entonces, ¿qué es el plan estratégico? Es más bien un detalle de las iniciativas o proyectos estratégicos a desarrollar en el tiempo, especificando tiempos, responsables e inversiones a realizar. En otras palabras, es como una especie de carta Gantt de la implementación de la estrategia.

La estrategia va antes del plan, y muchas empresas se la saltan sin antes definir dónde vamos a jugar y cómo vamos a ganar. La primera pregunta es fundamental, ya que define el ámbito donde vamos a operar. Es decir, determina quién va a ser mi cliente, mi mercado, mi canal. Si no definimos esto, la estrategia queda muy amplia, sin un foco claro de la arena donde voy a desempeñarme.

La segunda pregunta —cómo vamos a jugar— es igual de trascendental que la primera. Y se refiere a explicitar la propuesta de valor. Es decir, qué le voy a ofrecer a mi cliente que sea valorado por él y a la vez diferenciador de la competencia.

El objetivo de una estrategia no es eliminar el riesgo, sino que más bien aumentar la probabilidad de éxito. Por ello, nunca debemos pensar en la estrategia como algo determinístico y perfecto. La estrategia es una buena hipótesis acerca de lo que nos parece realista desarrollar, a la luz del análisis del contexto interno y externo que hemos realizado. Lo que nos toca es, al igual que el método científico, probar si esa hipótesis es verdadera o falsa.

¿Cómo implementar la estrategia?

Para ello, la implementación de la estrategia debería iniciarse progresivamente, pero lo antes posible para ir viendo que pasa en el mercado. Incluso es recomendable ir testeando antes la lógica de tu proceso de reflexión estratégica, a través de testeos breves, simples y baratos que nos obliguen a contestar qué tendría que ser cierto para que la hipótesis fuera verdadera. Así podemos ir acotando nuestro espectro de posibilidades hacia aquellos que hagan más sentido.

La estrategia tampoco hay que entenderla como un documento extenso de 40 -50 páginas, que incluya todos los análisis habidos y por haber, con cuanta herramienta metodológica que hayamos leído, con todas las proyecciones numéricas que podamos hacer. Por el contrario, nada nos impide que armemos una one page strategy, en forma simple, clara y esquemática.

Finalmente, si estás totalmente conforme con tu estrategia, hay una alta probabilidad de que esta no sea tan buena. Las estrategias no pueden ser perfectas. La perfección en el mundo de las estrategias es un estándar imposible, por su naturaleza. En el mejor de los casos una buena estrategia acota el riesgo de las opciones que se están barajando.

 

Actualízate con el curso sobre estrategia (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor