¿Estrategia digital o plan digital?

Al decir que necesitamos una estrategia digital, se corre el peligro de ir directamente a la táctica sin pensar en la estrategia de la empresa.

Últimamente es común que en las empresas se hable de transformación digital y de la necesidad de contar con una estrategia digital además de la estrategia de negocios. Yo personalmente no soy muy partidario de la idea de desarrollar una estrategia digital per se, y explico a continuación por qué.

Primero que nada, es importante desarrollar qué entiendo yo por transformación digital. Transformación digital es el cambio trascendental que tendrán que realizar las empresas para poder competir exitosamente en la 4ª revolución industrial. Esta revolución, que ya está vigente, representa un mundo lleno de tecnologías digitales emergentes, y es tan fundamental que está cambiando radicalmente la forma de generar valor, la manera de trabajar, la forma de relacionarse con los clientes, la manera de hacer negocios.

Pareciera entonces, según esta explicación, que es muy evidente la necesidad de contar con una estrategia digital. Sin embargo, hay que tener cuidado con no manosear el concepto de estrategia, ya que de esa forma pierde su verdadero significado.

Qué es estrategia

Estrategia es la definición de dónde vamos a competir (en qué segmento de clientes y mercado) y cómo vamos a ganar (con qué oferta, que sea valorada por el cliente y diferenciadora de la competencia). Estas son las dos preguntas claves que define una estrategia. Y esto es un concepto integral, que envuelve a toda la organización.

Por lo tanto, hay que tener cuidado cuando empezamos a tener múltiples estrategias, tales como una estrategia digital, una estrategia de distribución, una estrategia de seguridad, una estrategia de personas, etc., ya que se diluye la esencia del núcleo central de la estrategia de negocios.

No perdamos de vista que la estrategia es una y esta no solo es un paraguas, sino que también el eje central sobre el cual deben girar las distintas áreas de la empresa. Por lo tanto, lo más lógico sería que en vez de estrategia tal o cual, hablemos de planes tales o cuales.

¿Pero si es lo mismo?, me dirán algunos. No, no es lo mismo. El plan está a un nivel más bajo que la estrategia, y representan las acciones que hay que desarrollar para cumplir una estrategia. Esta diferencia para mi es vital. Muchas empresas se saltan la definición de la estrategia y se van de lleno al plan. Eso representa un enfoque más táctico que estratégico, representa la acción más que la reflexión estratégica. Cuidado con actuar antes de saber para qué, por qué, con qué objeto.

Estrategia y plan digital

Volvamos ahora a la estrategia digital. Al decir que necesitamos una estrategia digital, se corre el peligro de ir directamente a la táctica sin pensar en la estrategia de la empresa. La transformación digital es más un tema de negocios que tecnológico. El factor más importante es cómo, dado que nos encontramos en la 4° revolución industrial, tengo que cambiar mi modelo de negocios para competir exitosamente en ese entorno.

El problema es entonces entender cómo debo ajustar mi estrategia para acomodarla a esta nueva realidad. Lo digital, es el condimento adicional que le tengo que agregar a la estrategia de negocios.

Nuevamente no perdamos de vista que la estrategia es una. Y la semántica importa. Podemos hablar de un plan de transformación digital, que impulse la estrategia de negocios. O también podemos hablar de una visión digital, que ayude a entender cómo creemos que será nuestra empresa en el futuro producto de la economía digital, pero no confundamos a la organización hablando de una estrategia digital, como si la estrategia de negocios no existiera o si esta última la fuera a sustituir.

Lee aquí sobre el curso online “Estrategia” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor