¡Estima los riesgos legales del negocio!

Escrito por : Cristián Saieh

Son al menos 10 los riesgos legales que enfrenta todo negocio.

Para ejecutivos, empresarios y emprendedores, los abogados deben ser profesionales al servicio del negocio, que les ayuden a comprender una amplia regulación que enfrenta la empresa para una adecuada toma de decisiones.

El punto es dejar de lamentarse por tener que recurrir a abogados y, más bien, poner el mundo del derecho a disposición de la empresa, para que se convierta en una ventaja competitiva.

¿Cuándo consultar a un abogado? En principio, antes de ejecutar un acto, contrato o llevar a cabo una operación, todo ejecutivo debiera estimar los riesgos que está tomando si un posible escenario pesimista ocurriera, lo que permitirá determinar eventuales contingencias y conflictos asociados a la actividad que ejecutará.

Si no sabe cómo o no puede determinar cuáles son los riesgos que enfrenta, o estos tienen implicancias normativas que no puede descifrar, debe evaluar el negocio y la toma de decisiones con asesoría legal especializada, lo que permitirá decidir de forma informada respecto de la operación.

Ejecutivos y profesionales debieran conocer, familiarizarse y contar con herramientas que los ayuden en la gestión de sus negocios en, a lo menos, las siguientes materias:

1. En el comienzo de un negocio o la ejecución de un nuevo plan de negocios. El empresario y su abogado evalúan la validez del plan y su consistencia con las normas que lo regulan.

2. Cumplimiento de disposiciones que rigen las sociedades. Abogados y ejecutivos elaboran los documentos que presentan a las autoridades que regulan la actividad.

3. Estructuración de acuerdos entre los socios. Un buen acuerdo societario establece mecanismos de contribución de capital, repartición de beneficios y pérdidas; retiro de socios; transferencia de derechos o acciones. La asesoría legal y la plana ejecutiva determinan las herramientas para dirimir diferencias entre socios.

4. Determinación del tipo de sociedad. De ella dependerá la responsabilidad de los socios, su participación en la administración social, la tributación de la empresa y sus socios, entre otras.

5. Arriendos y propiedades inmobiliarias. Si la empresa ocupa —o pretende hacerlo— un inmueble arrendado o quiere adquirir uno, es necesario conocer antecedentes relativos a regulaciones municipales, medio ambientales, contribuciones, gravámenes en la propiedad, etc.

6. Contratos relevantes para el desarrollo del negocio. Lo aconsejable es que abogados y ejecutivos estudien los alcances de los contratos antes de firmarlos, no después.

7. Relaciones laborales. El trabajo y la empresa requieren especial atención y cuidado, ya que la relación laboral es fuente de numerosa normativa específica que el ejecutivo debe conocer. Desde los reglamentos internos de la empresa hasta las relaciones con los sindicatos, deben ser supervisadas con pleno conocimiento del alcance legal de sus decisiones.

8. La tributación. Las actividades empresariales dan origen a obligaciones tributarias que el ejecutivo debe comprender, planificar y resolver con la máxima acuciosidad y diligencia.

9. La empresa, sus clientes y su competencia. Ejecutivos y empresarios se encuentran inmersos en mercados en que confluyen competidores y clientes. Los primeros disputan a los segundos y esa disputa debe ser leal y consistente con las normas constitucionales que regulan la libertad de emprendimiento, de competencia, el derecho de propiedad, entre otras.

10. Otros aspectos relevantes. Existen otros aspectos relevantes referentes a tópicos legales comunes en la gestión de empresarios como la compra, venta o arriendo de activos; reembolso de deudas y cuentas por cobrar; procedimientos judiciales y administrativos; patentes, invenciones, marcas, copyright, etc.

En fin, como habrán apreciado, es relevante el camino por recorrer para la gestión adecuada de los negocios. Un conocimiento de la normativa por parte de los ejecutivos implica contar con una ventaja competitiva adicional que no todos sus pares tienen. Luego, una buena asesoría les ayudará a ser más eficientes en la gestión del negocio, disminuyendo las contingencias al mínimo razonable para el éxito de este.

Ese es su desafío y el nuestro.

Este artículo contó con la colaboración de Felipe Martínez, coordinador de investigación del Programa de Negociación UC.

Lee aquí sobre el curso online “Derecho para la Empresa” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor