Dicción y vestuario: dos prácticas que cuidar en los actos persuasivos

Escrito por : Soledad Puente
diccion, diplomados UC online

Los problemas de dicción se han agudizado en los chilenos. ¿Usted dice “salu” o salud? Para convencer a otros, hay que aplicarse en mejorar la pronunciación.

Estoy impresionada con la candidata a gobernadora por Santiago, 2021, Catalina Parot. Tiene dos características que me interesa comentar. Un desacierto, su modo de hablar. Un acierto, en general, su vestuario.

No lo hago con el afán de atacarla, sino con el propósito de apoyar a aquellas personas que aspiran a ser los mejores profesionales posibles y con ello un modelo de comportamiento frente a su grupo. Especialmente cuando la idea es mejorar el desempeño en la comunicación con otros, especialmente en los ámbitos más formales, como el trabajo o los estudios… o la política.

Dicción: El modo de hablar

¿Qué es la dicción? “Manera de pronunciar”, según la RAE, en su segunda acepción. En otras palabras, el modo de hablar.

Parot encarna el castellano mal articulado de la mayoría de los chilenos y que se ha agudizado con el pasar de los años. Incluso cada grupo de pertenencia está generando su propio idioma. Un habla que en vez de unirnos, con el paso del tiempo, está agudizando nuestras diferencias.

Los mayores errores de la candidata están en la articulación de las s, d y sobre todo de la tr.

En el caso de la tr la articulación se parece al sonido en inglés o en mapudungún.

Sobre las s. Todas deben articularse. Se perdonan algunas, pero nunca las finales en una frase u oración. Ella comete con frecuencia ese error.

¿“Salu” o salud?

El hablar que he escuchado en los slogans de campaña de Parot me recordó una carta enviada al diario El Mercurio. Esta decía lo siguiente: “Señor Director: Está muy bien que nos preocupemos de la “salu” de los mayores “deda”. Firmado, Patricio Bañados. (7 de febrero de 2021, p. A2)

La d, debe escucharse. Cuando inicia una frase no hay problema. Lo complicado es cuando esta se ubica entre dos vocales o al final de una. El sonido que cuesta es el que va entre vocales como dedo. No es deo. Es dedo. La d entre vocales se articula con la lengua entre los dientes. Lo mismo en el caso de “salu” como en el ejemplo de Bañados que es salud.

Para finalizar esta parte habría que agregar el otro error que señala Bañados “deda”, pero que no he percibido en el caso de Parot. Son dos palabras “de edad”. El error es pronunciar una sola e, en vez de las dos. Recuerde que esas dos palabras casi siempre las unimos. Si es así, lo lógico es articular ambas, como los buenos profesionales.

La regla para el castellano, en materia de pronunciación, es que todos los sonidos deben pronunciarse, de todas las palabras. Con ello se logra una dicción apropiada.

Puedes ver una entrevista antigua a Catalina Parot, en Políticamente Humanas, radio La Clave. La dicción de su entrevistadora, Kena Lorenzini, tampoco es un modelo. Una dicción clara y una presentación acorde con las responsabilidades no tiene por qué significar ser poco cercano. Por el contrario, se trata de no ofender y actuar como profesional.

El vestuario

Hago la salvedad de que en todos los casos, el vestuario es importante porque también comunica. Tanto en hombres como en mujeres. Por lo tanto, estoy lejos de comentar por el solo hecho de que sea mujer.

A Parot le encanta el amarillo y tiene un estilo de vestir muy particular. El amarillo, un color primario, es muy llamativo. El color lo usa como chaleco sobre tenidas bastante sueltas y alegres. Esto, unido a su desplante, convierten sus apariciones en acciones comunicativas más llamativas que las del promedio de sus contrincantes.

catalina parot

El amarillo y el rojo son colores que sobresalen, siempre, también en la ropa. Los hombres lo aprovechan en las corbatas. Trump lo hacia con frecuencia.

Las bandas musicales saben que el vestuario es mensaje. Por ello, es parte de la puesta en escena. ¿Se imagina a Los Prisioneros vestidos como los Rolling Stones o viceversa?

En síntesis, la candidata Catalina Parot representa el idioma mal articulado propio de los chilenos muy distante del apropiado a un líder o modelo de comportamiento. Problema que por cierto tienen varias autoridades chilenas. Sin embargo, con su vestimenta, con un fuerte énfasis en el color amarillo, y desplante es capaz de sobresalir dentro de la amplia alternativa de candidatos que postulan a un cargo en la actualidad en Chile.

Actualízate con el curso sobre comunicación en vivo en Clase Ejecutiva UC. 





Soledad Puente

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Artículos más recientes del autor