¿Cómo liderar una dinámica de brainstorming? Parte 4

La cantidad de ideas generadas es relevante en una sesión de brainstorming.

Uno de los propósitos de una sesión de brainstorming es generar la mayor cantidad de ideas posibles, y lo más diversas posible. Tanto la cantidad como la diversidad de ideas se logra más exitosamente cuando se trabaja en equipo, especialmente si existe heterogeneidad entre los miembros de este.

La cantidad se logra mediante la inspiración mutua entre los miembros del equipo. Una idea de una persona puede motivar una idea en la mente de otra.

La diversidad se logra porque cada persona del equipo cuenta con un conocimiento único y una interpretación particular acerca del mundo que nos rodea. Por lo tanto, es crucial permitir que los pensamientos de cada individuo fluyan libremente.

Gran cantidad de ideas

En las columnas anteriores, al final los links, vimos las primeras seis reglas para generar un ambiente propicio para una sesión de brainstorming. Van quedando tres reglas para completar las nueve reglas. A continuación veremos una de ellas.

Apuntar a gran cantidad de ideas: Es importante recordar que la prioridad de una sesión de brainstorming es la cantidad de ideas por sobre la calidad. Esto no significa que la calidad no sea importante en el proceso de innovación. Por el contrario. Sin embargo, la evaluación de qué constituye una “idea de calidad” requiere un estado mental distinto al que se requiere para una sesión de brainstorming.

El problema de pensar en términos de “calidad” es que las ideas se colocan automáticamente en la dimensión de lo correcto versus lo incorrecto. Es decir, en el ámbito de los juicios. Cuando una persona está enmarcada dentro del halo de los juicios, se es mucho más cuidadoso acerca de lo que se dice.

Más aún, cuando se está pensando en términos de los juicios, uno se limita a decir cosas que sabe serán “aceptadas” por las otras personas. En otras palabras, uno se limita a decir solo aquellas cosas que son conocidas u obvias. Esto atenta directamente contra los propósitos del brainstorming.

Tal como vimos en el primer y segundo artículo de esta serie, es crucial “diferir todo juicio” (para que los participantes no queden atrapados por la trampa de lo “correcto”), y “alentar ideas salvajes” (para que se pueda llegar a lugares cognitivamente distantes o novedosas).
Por lo tanto, es importante motivar a los participantes para que generen la mayor cantidad de ideas posibles.

Un ejercicio lúdico

Un ejercicio lúdico que se puede llevar a cabo si los participantes se sienten un poco tímidos es una ronda con ideas novedosas. Es una especie de competencia en la cual se debe emitir una idea novedosa, sin repetir ideas que ya han sido dichas.

Para comenzar, los participantes se ponen en una ronda (puede ser en torno a la mesa de reunión o cualquier otra forma). Un voluntario comienza con la primera idea. Al terminar, le toca a la persona a su derecha (o izquierda si se prefiere seguir según los punteros del reloj), quien debe emitir una nueva idea. Así sucesivamente. No se permite “pasar” sin antes declarar alguna idea.

En un comienzo, es relativamente fácil emitir ideas. Más aún, las ideas tienden a ser obvias y poco novedosas. Sin embargo, al avanzar el juego, las ideas obvias se van acabando, lo cual fuerza a los participantes a pensar cada vez con más fuerza.

 





Artículos más recientes del autor