¿Cómo innovar en la industria de la construcción?: ¡No solo con tecnología!


Se necesita mucho más que cambios tecnológicos para innovar en la industria de la construcción.

Innovar en la industria de la construcción es un factor clave para cerrar la brecha existente en materia de productividad entre esta actividad y el resto de la economía del país.

Pero, ¿qué entendemos por innovación? Según Park et al. (2004) innovar es incorporar ideas nuevas capaces de generar cambios. Estos últimos encaminados a resolver necesidades de una empresa con la finalidad de aumentar su competitividad. Y mejorar su posicionamiento en el mercado.

Dónde están las oportunidades

Considerando esta definición, resulta importante destacar que la innovación no se limita a solo implementar cambios tecnológicos.

El incremento de la competitividad mediante ideas novedosas no triviales puede alcanzarse también a través de cambios organizacionales, institucionales, operacionales, ambientales, de seguridad, de relación con comunidades, entre otros (ver figura).

Utilizando este mismo esquema podemos identificar diversas oportunidades para innovar en la construcción. Y aumentar así la productividad de la industria.

• Institucionalidad: Se puede innovar modernizando y flexibilizando la regulación en función del nivel de riesgo del proyecto. Esto permitiría simplificar y agilizar procesos de permisos de proyectos con bajo riesgo de impacto negativo a comunidades y al medio ambiente.

• Marco contractual: Este se debe estructurar fomentando la colaboración entre stakeholders. Para ello es necesario contar con una definición clara del alcance del proyecto, asignando tempranamente los riesgos clave. Como ejemplo se destaca el uso de mecanismos de resolución temprana de controversias (dispute board).

• Diseño e ingeniería: Se deben evitar diseños de proyectos excesivamente complejos. Para ello hay que trabajar de manera colaborativa en etapas tempranas entre stakeholders. Y así evitar problemas de constructabilidad en terreno.

• Suministro: El perfeccionamiento de la administración de la cadena de suministro también permite innovar. Esta debe ser visualizada como un proyecto que requiere constante seguimiento y control, desde la fase de pedido, transporte, entrega y bodegaje.

• Operacional: Se debe mejorar la gestión in-situ. Aquí hay espacio para implementar sistemas de control que consideren planificaciones semanales enmarcadas en el plan maestro del proyecto (por ejemplo Construcción Sin Pérdidas, Last Planner, gestión de residuos, seguridad, etc.).

• Tecnología: Las empresas constructoras deben incentivar el uso de tecnología digital tanto de manera remota como en obra. En materia organizacional a nivel de empresa, se puede establecer un equipo de innovación tecnológica.

Este último debe, por ejemplo, incitar el uso modelos digitales para el diseño virtual como BIM para prevenir errores, omisiones, retrabajo, sobrecostos y atrasos. También el uso de materiales y tecnologías nuevas, siempre que cumplan con los requerimientos. Esto puede implicar avances en la automatización de procesos en la construcción.

• Organización y capacitación: Quisiera destacar la oportunidad de invertir en programas de capacitación de todo tipo de mano de obra. Y  en distintas áreas, desde la gestión de operaciones hasta la seguridad.

Aquí también destaco la necesidad de focalizar recursos en sistemas de gestión del conocimiento para retener, transferir y compartir aprendizajes.

Para terminar les dejo una pregunta de discusión: ¿Qué iniciativas recomendarían para generar cambios de productividad mediante la innovación en esta industria?