¿Cómo generar buenas ideas de innovación?

Pensar en los productos y servicios que te resulten incómodos, es uno de los caminos para llegar a la innovación. Veamos cómo generar o encontrar buenas ideas.

Las ideas de innovación pueden brotar desde el interior de la propia firma, a través del esfuerzo creativo de personas individuales y grupos, y también del exterior. A continuación vamos a analizar ambos casos.

Oportunidades internas

Para generar buenas ideas son necesarias personas creativas capaces de “imaginar” nuevas soluciones, pero más importante son los grupos creativos, ya que estos pueden crear la “variedad necesaria” de nuevas ideas entre las cuales elegir las de mayor grado de originalidad y utilidad para la compañía.

Proponemos tres métodos que individuos y equipos pueden usar para estimular la generación de nuevas ideas internas.

  1. “Descomoditizar” un commodity:Liste todos los productos o servicios que son poco diferenciados y piense para ellos un producto en versión de lujo. Como lo hizo Starbucks al entregar un nuevo valor al mercado en torno a un producto tradicional como es el café.
  2. Innovar en cosas que nos desagradan:Los innovadores exitosos tienden a estar insatisfechos con el mundo que los rodea. Y detectan necesidades que no son percibidas por la gente. Haga una lista de todos los productos o servicios que utiliza y le incomoden, tome los más relevantes y sueñe con soluciones alternativas que lo satisfagan.
  3. Siga su pasión personal:Liste sus pasiones y luego piense como las tecnologías emergentes, las tendencias o los nuevos modelos de negocios pueden influenciarlas. De esa interacción pueden surgir nuevas oportunidades.

Oportunidades externas

Para generar buenas ideas provenientes del exterior, es recomendable que la empresa escanee en forma sistemática su entorno. Proponemos tres mecanismos para estimular la generación de nuevas ideas provenientes del exterior.

  1. Importar ideas y conocimientos desde lugares lejanos:Un excelente ejemplo es la bebida revitalizadora Red Bull Energy Drink. Su fundador Dietrich Mateschitz, emprendedor austríaco, no la creó, sino que la encontró.

La receta original era tailandesa y se vendía localmente con el nombre Krating Daeng. En 1982 Dietrich viajó a ese país, tomó esa bebida para atenuar su jet-lag y se le ocurrió llevarla a Austria donde la adaptó y expandió a occidente y al mundo entero.

  1. Identificar empresas líderes que necesitan productos o serviciosque nadie provee y se ven obligadas a desarrollar ellas mismas, pero preferirían externalizar. Es posible adelantarse, cubriendo sus requerimientos y aprovechar el éxito de una gran compañía.
  2. Cooperar con universidades.Un gran número de oportunidades se generan en el campo de la investigación científico-tecnológica que desarrollan universidades. Y cuyos resultados pueden ser transferidos a la industria con el propósito de innovar.

Para terminar les dejo una cita de Albert Einstein (1879-1955): “La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado, la imaginación circunda el mundo”.

 





Alfonso Cruz
Artículos más recientes del autor