Comercio mundial: bilateral, global y guerras arancelarias

comercio-mundial-bilateral-global-guerras-arancelarias

Hay beneficios y costos en la integración del comercio mundial. 

Existe algún grado de consenso entre los especialistas de que la integración al comercio mundial trae más beneficios que costos a los países que la adoptan. No obstante, también es bien sabido que con mayor apertura comercial, hay agentes que ganan dentro de una economía y otros que pierden, lo cual muchas veces hace que sea difícil desde el punto de vista de la economía política eliminar las barreras al comercio internacional.

Reconociendo costos y beneficios, el hecho es que las barreras al comercio internacional, por ejemplo, aranceles a la importación, han disminuido en el mundo en los últimos 30 años. Sin embargo, la reciente política del gobierno norteamericano de colocar aranceles a las importaciones desde China, debido al desbalance comercial que existía con ese país,y las consiguientes represalias de China, elevando aranceles a las importaciones desde los Estados Unidos, ha generado una escalada de alzas arancelarias difícil de saber dónde va a parar.

Es importante recordar que el déficit comercial global de un país es más relevante en el análisis macro que los déficits o superávits bilaterales. Por déficit global se entiende el déficit en la balanza comercial total, mientras que el bilateral es el déficit comercial entre el país A con el país B. A nivel global, los déficits con un país son contrarrestados con superávit en el comercio con otro país. Lo importante es el global.

Más relevante el déficit en cuenta corriente

Pero más relevante que simplemente el déficit comercial global es el déficit en cuenta corriente. Efectivamente, la cuenta corriente no solo considera la diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes y servicios, sino que también incluye la renta pagada a factores extranjeros menos la que reciben factores nacionales afuera.

El déficit en cuenta corriente en general responde principalmente a políticas domésticas, ya que refleja un exceso de gasto por sobre lo que se produce en la economía. Variables como el déficit público, el tipo de cambio real y política monetaria juegan un rol central en ese déficit.

Efectos de los aranceles

En el número de abril de 2019 del World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional, se analiza la importancia de distintos factores, entre ellos los aranceles a las importaciones, que determinan los desbalances bilaterales comerciales.

Sin mucha sorpresa concluyen que los aranceles contribuyen a disminuir el desbalance comercial, pero que son relativamente menos importantes que las políticas domésticas llevadas a cabo por un país. También hay políticas externas como subsidios a exportaciones en los socios comerciales que contribuyen a generar un desbalance bilateral.

Los reducidos niveles de las barreras arancelarias en el mundo y las facilidades que encuentran los inversionistas extranjeros para mover el capital entre países hacen que las ventajas comparativas que tienen los países sean importantes en explicar desbalances entre un país particular y otro.

Empíricamente se ha encontrado que los aranceles a las importaciones generan efectos negativos en la asignación de recursos (favorecen a sectores que no son competitivos o son manejados por un grupo de poder), disminuyen la productividad y el crecimiento económico. Parte de las transferencias tecnológicas entre países se dan debido a las importaciones de bienes de capital y a la inversión extranjera, limitarlas no ayudan al crecimiento de largo plazo.

Las guerras comerciales

Así como para un país pequeño la apertura al comercio tiende a ser beneficiosa, para una economía como un todo (aún cuando existen ganadores y perdedores), para un país grande suele ser menos obvia dicha postura. ¿Por qué? Porque el país grande al colocar aranceles afecta la demanda por esos bienes importados y al ser grande afecta el precio que va a pagar. Lo mismo sucedería con un impuesto a las exportaciones, tendería a disminuirlas y a elevar los precios en el mercado mundial del producto exportado.

Esta visión es bastante miope, ya que se debe considerar el hecho de las represalias que pueden tomar los otros países. Cuando esto sucede se inicia generalmente una guerra comercial que afecta a ambas economías.

Si el país A impone aranceles a las importaciones de un país B, esto desalienta sus importaciones desde ese país, porque el precio sube y/o porque los consumidores del país A buscan nuevos proveedores de esos bienes a un menor precio. Esto último es lo que se conoce como desviación de comercio.

Al mismo tiempo el país A, al distorsionar los precios relativos, genera ciertas ineficiencias en la economía, ya que los sectores protegidos se ven beneficiados en desmedro de otros que no reciben dicha protección. Más aún, otros rubros se verán afectados por las represalias que tome el país B, que probablemente sean selectivas, es decir afectando a sectores en particular.

Lee aquí sobre el curso online “Macroeconomía” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor