Claves para liderar un equipo de millennials

Los millennials no son todos iguales. Es importante saber qué motiva y mueve a cada uno de ellos.

Muchas veces se generaliza respecto de los millennials, descritos como un solo grupo que tiene ciertas características relacionadas a la inestabilidad, que los haría difíciles para el lugar de trabajo actual. La verdad, el problema de los millennials es que no es posible ponerlos en un solo saco con características similares. Es una generación donde conviven muchos tipos de formas de ser y principios, y donde la palabra clave es el respeto a cada individuo por lo que quiere hacer y ser.

Esto es lo que trae dificultades al lugar de trabajo actual, donde las jerarquías verticales, las definiciones de cargo estructuradas y los horarios fijos representan la idea de que existe una sola forma de hacer las cosas. Esto es contrario al respeto a la individualidad, lo que genera un choque directo con las creencias fundamentales de muchos individuos de esta generación.

Por lo tanto, uno de los elementos clave para incorporar millennials en la organización tiene que ver con entender durante el proceso de entrevista lo que la persona busca. El entrevistador se debe enfocar tanto a nivel profesional como personal, (y más que buscar cargos, estar constantemente buscando personas para tener a la adecuada cuando se genere un cargo).

Una empresa con propósito motiva

Al presentar la empresa, tiene una gran importancia mostrar su propósito, ya que los millennials en general necesitan un sentido para hacer las cosas. Trabajar por trabajar los desmotiva rápidamente.

En este punto, los emprendedores tienen una ventaja muy grande, ya que normalmente tienen más claro el propósito y el porqué su empresa existe. Si encuentran a alguien de esta generación que crea y haga suyo ese propósito, tendrán una persona altamente motivada y que generará grandes contribuciones.

Para las compañías más grandes, esto también es muy importante, ya que enfocarse en generar un sentimiento de significado y propósito al trabajo cada vez toma más fuerza para retener talento. Según las encuestas realizadas por la organización “Great Place to Work”, la retención de talento va más allá que los beneficios y premios y tiene que ver con que el deseo de quedarse de los empleados está relacionado con el sentido que encuentran en sus trabajos, el orgullo que sienten por lo que hacen y con pensar que pueden hacer una diferencia.

Lo anterior está demostrado como estrategia de negocios, ya que el aumento en la satisfacción de los empleados por su trabajo disminuye en la mitad las renuncias voluntarias.

Cada vez se cree con más fuerza que para empujar el desempeño en los negocios debemos inspirar confianza, y que hay una conexión fundamental entre propósito, confianza, rentabilidad y prosperidad. Además, estudios han mostrado que los trabajadores que entienden su propósito, que es la forma en que su propio trabajo y el de sus empresas impactan a la sociedad, se quedan por más tiempo y trabajan mejor, especialmente entre los  millennials.

Flexibilidad para distintos objetivos

Otra clave para trabajar con esta generación tiene que ver con la flexibilidad. Se debe entender qué busca personalmente la persona. Quizá está juntando dinero para irse de viaje, o tiene una pasión personal para la cual necesita tiempo, o quizá solamente quiere trabajar. Al entender esto, es posible también buscar opciones de flexibilidad que le permitan sentirse más feliz, y por lo tanto más motivada.

Si alguien está buscando irse de viaje, sería mejor incorporarlo a equipos de proyecto. Así, terminado este último, podría tomarse un permiso largo sin goce de sueldo para viajar, y luego a la vuelta tomar otro nuevo proyecto.

Si la persona necesita tiempo, buscar trabajos que se puedan realizar en horarios flexibles (como cargos de apoyo y no operativos) y si lo que quiere es trabajar y generar los mayores ingresos posibles, darle un cargo altamente desafiante, bien pagado, que requiera estar siempre disponible.

Para el líder, tener un equipo millennial implica entender los objetivos personales y la individualidad de cada uno, y buscar adaptar la forma de trabajo para aprovechar estos objetivos e individualidad de la mejor forma posible. Una excelente herramienta para lograr este conocimiento son las reuniones uno-a-uno que debieran ser a lo menos mensuales.

Aplicando estas claves, se logrará trabajar en forma muy productiva con individuos de la generación millennial, y así se podrá tener personas más motivadas y felices en la organización, lo que llevará a un alto compromiso y productividad de parte de ellas. Además, es importante siempre estar recordando el propósito y asegurarse de que el equipo lo haga suyo.

Lee aquí sobre el curso “Equipos para Enfrentar el Crecimiento” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor