Cambios sociales: Cuando cambia el modo de comunicar

cambios sociales, cambio social, cambio en la sociedad, comunicar

Todos los cambios sociales han estado precedidos por una tecnología que significó un avance importante en los modos de comunicar.

Los enormes y acelerados cambios que están siendo experimentados por la sociedad mundial constituyen un fenómeno indesmentible. En numerosas oportunidades, hemos indicado que todo apunta a que se está produciendo un cambio de era, del cual somos actores y testigos.

Hasta hace pocos años, muchos dudaban que la transformación de la sociedad fuese tan profunda. Sin embargo, hoy son numerosos los investigadores y científicos sociales que muestran señales más que evidentes de que la magnitud global de las modificaciones y sus interconexiones no pueden ser comprendidas como la simple continuación de la época moderna, nacida durante el siglo XVIII con la Revolución francesa y la Revolución Industrial.

Cambios sociales y comunicaciones

La sociedad se compone de comunicaciones y todos sus cambios de era han sido precedidos por la invención, desarrollo y extensión de una tecnología que significó un avance importante en los modos de comunicar. A saber:

1. La escritura

Hace seis mil años, se inventa la escritura y su despliegue por el mundo conocido concluyó de manera terminante con la prehistoria, dando origen al comercio internacional, los grandes imperios, el pensamiento racional, la filosofía, las matemáticas, etc.

2. La invención de la imprenta

Otro hito de similar importancia tuvo lugar hace quinientos años con la invención de la imprenta, cuyos efectos fueron la reforma, el capitalismo, la revolución industrial, la revolución francesa, los estados nacionales, la democracia… nuestra época moderna.

3. Nuevas tecnologías de la información

Hace ya bastante tiempo que se están presentando invenciones que se suceden con cada vez mayor velocidad.

Se las puede denominar nuevas tecnologías de la información. Podríamos discutir si las primeras fueron el telégrafo o el computador, pero es un hecho indesmentible que hoy el mundo es una gigantesca red de conexiones comunicacionales en la cual se conserva, además, todo el conocimiento acumulado de la humanidad.

Comunicar: Diferenciación e integración

Las comunicaciones de la prehistoria eran orales. El conocimiento se acumulaba muy lentamente, porque la mayoría de las innovaciones y descubrimientos de una generación desaparecía cuando esa generación moría.

Tampoco era fácil que los avances logrados en cierto lugar fueran aprendidos y replicados en otras partes lejanas y no tan lejanas del mundo. La organización social que hacía posible la supervivencia de los agrupamientos sociales y la coordinación de sus actividades consistía en pequeñas tribus que mantenían escaso contacto entre sí.

La escritura hizo posible que el conocimiento se acumulara y se extendiera hasta los confines más lejanos. La organización social se hizo compleja, se generaron imperios coordinados por sistemas burocráticos extremadamente jerarquizados. La jerarquía diferenció e integró a esas sociedades de la antigüedad, que eran estratificadas.

La imprenta divulgó el conocimiento e impulsó el desarrollo de nuevas ideas que condujeron a un nuevo modo de organización social, basado en la necesidad de aumentar la diferenciación y de mantener la integración. Con la modernidad, adquiere importancia la diferenciación de las funciones y la necesaria interdependencia derivada de aquella. En síntesis, un gran cambio social.

Un campesino puede vivir relativamente aislado de sus congéneres porque con su familia pueden producir lo que necesiten. Un médico, mecánico, soldado, abogado, etc. no pueden vivir separados, porque se necesitan entre sí.

La coordinación de la sociedad requirió reconocer la importancia de las diferencias y su integración. Aparece la democracia, se postula la igualdad y los derechos humanos, aunque el proceso no fue fácil ni logró consolidarse.

Cambios sociales: Innovación, creatividad y gestión adecuada

Hoy, la innovación se facilita por la comunicación entre personas muy diferentes, provenientes de muy distintos entornos culturales, que gracias a la tecnología pueden establecer contacto y pensar en conjunto.

Las grandes ideas rara vez surgen de una sola vez o de una sola mente. Esta época ha sido favorecida por una verdadera explosión de inventos. El mundo global se caracteriza por las redes de todo tipo que unen a seres humanos muy lejanos, pero con intereses compartidos.

Por todo ello, es posible y conveniente ser parte de este nuevo mundo de mentes creativas. Países muy pequeños lo han logrado, pero hay que luchar contra la discriminación, la burla y el menosprecio con que se castiga a quienes intentan innovar y fracasan en sus primeros intentos.

También se produce la discriminación en las redes. Las diferentes esferas de la sociedad actual son objeto de comentarios positivos y negativos que circulan en las redes sociales.

Por ejemplo, se produce una suerte de desconcierto en los políticos que quieren satisfacer a sus votantes y no logran determinar si las opiniones predominantes en las redes son la voz de los electores o de personas que no piensan votar.

Y es que los problemas en la sociedad son complejos, y no es posible reducir sus causas a una sola.

Esta actitud es simplista y no puede ofrecer soluciones efectivas a los cambios sociales. Con este modo de enfrentar los grandes problemas de la sociedad, se deja de lado la indispensable racionalidad para analizar las situaciones y buscar soluciones que permitan resolver los problemas y avanzar en la necesaria forma de llevar la política a los grandes temas de la conducción de los países.

Gestión de las organizaciones: Crisis de confianza

También las organizaciones económicas experimentan los efectos de las opiniones que circulan en las redes sociales.

Sergio Godoy y Eduardo Opazo recientemente escribieron el artículo La gran crisis de confianza de los stakeholders chilenos, donde hacen una interesante correlación entre el bienestar social y la confianza en las empresas.

La crisis de confianza a la que aluden Godoy y Opazo se ha generalizado y el funcionamiento de la democracia se ha visto afectado, generando descontento ciudadano con las grandes decisiones políticas y con el comportamiento de importantes instituciones, abriendo un flanco a la aparición de populismos.

Este es el escenario de cambios sociales en el que deben operar las organizaciones chilenas. El estallido social y la pandemia no han facilitado las cosas. Se anticipa un período económicamente difícil para las personas y las organizaciones que van a exigir los mejores esfuerzos de todos los actores sociales. Los tiempos son, sin duda, exigentes y requieren que las organizaciones desarrollen estrategias de cambio para enfrentarlos.

Este artículo se basa en otro publicado originalmente en la página de Clase Ejecutiva UC del diario El Mercurio, de Santiago, en 2020. Descarga el PDF de la página aquí, luego de completar unos datos. 

Actualízate con el curso sobre desarrollo organizacional (online) de Clase Ejecutiva UC. 

 





Artículos más recientes del autor