Avanza el uso de tecnologías responsivas en el marketing digital

Hoy es un imperativo que las marcas desplieguen su oferta de valor digital de manera óptima en cualquier dispositivo. A este proceso se le ha llamado responsiveness o diseño responsivo o adaptable. Sobre todo ahora, que gana el consumo móvil.

Existe consenso en que cada vez más los consumidores navegan, compran y consumen contenidos desde dispositivos móviles. Esto no es solo una intuición o una afirmación basada en la observación, sino que está refrendado por las métricas de consumo que en su gran mayoría están dadas por Google Analytics.

Durante 2019, muchos sitios web alcanzarán al menos el 60% de visitas desde dispositivos móviles. Un fenómeno similar sucede en la gestión de email marketing, donde las tasas de apertura móviles también superan el 50%.

Desafío enorme y de alta complejidad

Dadas estas cifras, se hace un imperativo que las marcas desplieguen su oferta de valor digital de manera óptima en cualquier dispositivo. A este proceso se lo ha llamado responsiveness, o diseño responsivo o también llamado diseño adaptable.

De manera formal, el diseño responsivo es una forma de diseño y desarrollo que pretende optimizar el despliegue de las páginas web al dispositivo que se esté usando para consumir el contenido. Este es un desafío enorme y de alta complejidad por la gran cantidad de dispositivos que existen, tales como smartphones, tablets, e-readers, laptops, computadores de escritorio (desktop) e incluso consolas de juegos. A la complejidad anterior se le agrega que cada dispositivo tiene sus características propias: tamaño de pantalla, resolución, sistema operativo, tipo de browser, y múltiples marcas y modelos.

Por tanto, lograr un despliegue óptimo en todos los dispositivos se ha vuelto una tarea que requiere tanto mucho esfuerzo y dedicación como un muy buen manejo del lenguaje de desarrollo utilizado. Incluso para el email marketing el diseño responsivo debe considerar el software de cliente de correos que se utilice para recibir las campañas.

Por ejemplo, en Gmail los correos permiten GIF animados, mientras que en muchas versiones de Outlook no se admiten, por lo que para este último software en reiteradas ocasiones se debe incluir un código adicional en el desarrollo HTML para generar excepciones que permitan una correcta visualización.

Consumo móvil primero

En concordancia con el fuerte crecimiento del consumo digital desde móviles ha nacido la tendencia llamada en inglés mobile-first, la que propone que el diseño de la experiencia de consumo digital debe primero definirse para consumo móvil y luego desde aquí se debe diseñar la adaptación hacia un despliegue en computador.

Lo importante del avance del diseño responsivo es que, en comparación con el pasado, representa importantes ahorros de tiempo e inversión. Hace no muchos años se debían hacer desarrollos separados para desktops y móviles, por lo que los proyectos tomaban mucho más tiempo y se debían invertir muchas más horas en el desarrollo específico para cada tipo de dispositivo.

Las ventajas del diseño responsivo también aplican a otro punto muy importante del marketing digital: el grado de afinidad con los algoritmos de los buscadores, lo que también se conoce como search engine optimization, o con su sigla SEO.

El algoritmo de Google premia a las páginas web responsivas, las que obtienen un posicionamiento más veloz. Ello, porque con esa forma de diseñar ya no se tienen páginas duplicadas y se evitan redireccionamientos, elementos que son castigados por los algoritmos de los buscadores. La tendencia responsiva ha seguido avanzando cada vez más y es así como hace muy poco Google ha extrapolado el concepto hacia las campañas publicitarias digitales en modalidad display, o también conocidas popularmente como banners.

Este nuevo concepto acuñado por Google es llamado, en inglés, responsive ads, que podría ser traducido como anuncios responsivos.

Este artículo corresponde a un extracto de la página del curso online “Consumidor en el Mundo Digital” de Clase Ejecutiva UC que se publicó en el diario El Mercurio de Santiago en 2019. Puedes descargar el PDF de la página aquí, luego de completar unos datos.

Lee aquí sobre el curso “Consumidor en el Mundo Digital” de Clase Ejecutiva UC.





Artículos más recientes del autor