Autoridad y recompensa: ¿Los voceros están en baja?

En Chile, las acciones del Ejecutivo son un ejemplo. La vocera de Gobierno está siendo reemplazada por los ministros responsables de los cambios sociales e incluso por el ministro de la Secretaría General de la Presidencia. Fíjese en lo ocurrido con la controversia que se generó en Chile por la asistencia de los hijos del Presidente Piñera a la gira a China. El mismo presidente habló del tema y fue el secretario general de la presidencia quien lo habría cerrado: «Eso produjo un problema, que lo estamos reconociendo. Lo sustantivo de la gira fue mucho más importante y ojalá eso no hubiese pasado» (Programa Estado Nacional, de TVN).

Pareciera de sentido común que el o la responsable de las acciones de cambio se comunique con la ciudadanía a través de los medios. El o ella son quienes tienen autoridad y mayor certeza sobre la recompensa.

Autoridad = Confianza

Autoridad significa nada más y nada menos que confianza. La autoridad o la confianza viene de abajo hacia arriba. Por ello, los gobiernos y las empresas están prefiriendo a los responsables para encabezar los actos comunicacionales. En el caso de la persuasión no solo se tiene autoridad porque se sabe de un tema y hable de corrido, también por la historia de quien encabeza las acciones, su rol, su preparación y, por supuesto, su habilidad profesional.

Recompensa

El segundo tema es la recompensa. Esto es que cada uno debe pensar: dónde está su premio. Quién le importa y qué reacción espera. Hace unos días nació el primer hijo de los duques de Sussex, Harry y Meghan. ¿Quién anunció la noticia? El padre de la criatura, como lo han hecho siempre en la realeza. «Es maravilloso, estoy absolutamente encantado. Estamos muy agradecidos por todo el cariño y el apoyo que nos han mostrado. Ha sido la experiencia más increíble. Jamás habría podido imaginar cómo lo hacen las mujeres. Lo que hacen es incomprensible. Estoy increíblemente orgulloso de mi mujer». ´

A través de los periodistas, el príncipe dialoga con la población del mundo. Su recompensa es el cariño y respeto por la institución que representa. Los ingleses, en general, aman a la familia real y, en especial, a su reina. La vocería fue el comunicado escrito que se instaló, en un caballete dorado, en los patios del Palacio de Buckingham.

Hace alguno días (29 de abril de 2019) apareció en una conferencia de prensa el CEO (principal ejecutivo) de Boeing, Dennis Muilenburg. A través de los periodistas se dirigió principalmente a los accionistas, las líneas aéreas y a los futuros posibles pasajeros (su recompensa). Su objetivo, en la actualidad, es devolverles la confianza en su capacidad para resolver el problema por los dos recientes siniestros de su avión B737 MAX. Por ello, toma el control y no lo hace un vocero.

Cada problema tiene sus complejidades y dependiendo de las mismas se escoge al encargado de comunicarlas. Por lo tanto, para los desafíos importantes y los problemas complejos los mejores son los responsables de las acciones. Ellos generan confianza y tienen claridad en la recompensa. No sería raro que en el futuro desapareciera el ministerio Secretaría General de Gobierno y sus similares en el mundo político y de las empresas porque esa función hoy la están cumpliendo otros de acuerdo a sus responsabilidades y desafíos.

Este artículo contó con la colaboración de la periodista Michelle Ibarra.





Soledad Puente
Artículos más recientes del autor