¿Por qué alinear la estrategia de negocios?

alinear la estrategia de negocios, alineamiento estratégico, estrategia, teoría de la conspiración

Alinear exitosamente la estrategia de negocios depende de los ejecutivos/as. Razones basadas en la teoría de la conspiración, con su fuerza subversiva, no son las responsables de los malos resultados.

Alinear para convertirse en una compañía de alto desempeño requiere vencer varios problemas que suscitan inercia en la organización. Entre los más críticos y frecuentes se cuenta la cultura anticuada de asumir el funcionamiento organizacional como una estructura jerárquica que fragmenta o divide la organización en forma vertical.

Esta visión funcional de la organización crea feudos y barreras de coordinación y funcionamiento entre departamentos, lo cual impacta negativamente en los resultados que se consiguen.

¿Teoría de la conspiración y su fuerza subversiva contra la estrategia de negocios?

Existe una teoría aceptada comúnmente que se denomina la “teoría de la conspiración”, en virtud de la cual existe una “fuerza subversiva” que trabaja en contra de nosotros. Algún tipo de enemigo que nos crea confusión y nos hace fallar. A veces creemos que un competidor es el responsable de esta confusión, de la ineficiencia y de los pobres resultados que obtenemos.

En otras palabras, atribuimos nuestros problemas a la economía o a decisiones erróneas del gobierno, etc. Así, en general, explicamos los problemas de bajo desempeño como factores externos, los cuales conspiran contra nosotros y nos hacen menos competitivos.

En mi experiencia, es cierto que este enemigo existe y corresponde a un “desalineamiento de esfuerzos” ocasionado por la miopía y paradigmas invertebrados de los gerentes que insisten en ver la organización como una estructura funcional organizada verticalmente mediante jerarquías internas.

El fraccionamiento ocasionado por la estructura funcional tradicional de las organizaciones es el verdadero problema, así que la conclusión a la que podemos llegar es que el enemigo somos nosotros mismos.

Esta “fuerza subversiva”, la forma como hemos organizado el trabajo se vuelve en contra de nosotros. Ciertamente, el funcionamiento de los diferentes departamentos se enfoca en discusiones sobre minuciosos puntos de vista personales o departamentales y en detalles eminentemente operativos, lo cual causa problemas de comunicación y funcionamiento que crean el síndrome de “nosotros contra ellos”, una lucha interna entre áreas.

Consecuencias del desalineamiento de la estrategia

Esto trae las siguientes consecuencias para una organización: pobres flujos de coordinación horizontales, consumo de enormes cantidades de tiempo, recursos y esfuerzos, y un sin fin de problemas que, al final, redundan en insatisfacción de los clientes y pobres resultados financieros. Clásicamente, los síntomas de tal situación son:

  • Trabajos en espera
  • Manejo de materiales inadecuado
  • Excesivos inventarios
  • Mal manejo de pedidos
  • Facturas no despachadas correctamente y a tiempo
  • Pobre comunicación entre departamentos, etc.

Cómo alinear la estrategia de negocios

Las soluciones para enfrentar esta fuerza subversiva interna son:

1. Alinear las áreas con la estrategia (alineamiento vertical).

2. Sincronizar los procesos y áreas entre sí (alineamiento horizontal).

3. Desplegar hasta eslabonar el desempeño y los requerimientos de los diferentes colaboradores de la organización (despliegue); para así romper con el síndrome de “nosotros contra ellos”, causado por la proliferación de planes, objetivos y metas de departamentos no alineados entre sí.

 

Lee el artículo Alineamiento estratégico: Proceso complejo, pero muy necesario

 

Actualízate con el curso sobre estrategia ágil (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor