Acuerdos comerciales: más allá de la política

acuerdos comerciales, libre comercio, comercio internacional

Discutir los acuerdos comerciales es un paso atrás. El libre comercio ha llevado a la economía chilena a ser competitiva y más eficiente.

El coautor de este artículo es el ingeniero comercial y magíster en Economía de la UC, Alejandro Guin-Po.

En las últimas semanas se ha discutido la iniciativa del Gobierno de realizar una consulta a la ciudadanía respecto a los acuerdos comerciales que ha firmado Chile. El argumento para esta consulta es dar legitimidad a dichos acuerdos.

No obstante, lo anterior carece de sentido. Los acuerdos comerciales fueron firmados por el Poder Ejecutivo, previa aprobación del poder Legislativo. Los miembros de ambos poderes fueron elegidos por la ciudadanía, por lo tanto, hace legítimos dichos acuerdos desde un punto de vista político y legal.

Adicionalmente, se pasa por alto el nivel técnico requerido para lograr un completo entendimiento de un acuerdo comercial y sus implicancias. Por lo tanto, más allá de la política, ¿qué significan para el país desde un punto de vista de la economía?

Comercio internacional: el libre comercio

Las bondades del libre comercio las conocemos desde el trabajo seminal de Adam Smith (publicado en 1776 bajo el nombre de Las riquezas de las naciones) y de David Ricardo (publicado en 1817 bajo el nombre Acerca de los principios de la economía política y la tributación).

Al abrirse al libre comercio los países se especializan de acuerdo a sus ventajas comparativas. Exportan aquellos bienes que pueden producir a un menor costo relativo a cambio de bienes que son producidos en forma relativamente más cara.

El libre intercambio permite aumentar el bienestar potencial para la economía, cuya ganancia será mayor en el caso de economías pequeñas. Estas, por definición, no están en condiciones de producir todos los bienes, dadas sus limitaciones de recursos.

Ganadores y perdedores

A pesar de que existen ganancias para la economía del libre comercio, la distribución de dichas ganancias no son iguales para todos. Hay sectores productivos que verán incrementada la competencia y tendrán que diminuir su producción o desaparecer, mientras que otros sectores tendrán acceso a un mercado mucho mayor, induciendo a una expansión del mismo.

Lo mismo sucede con el pago a los factores productivos. El capital y el trabajo, con sus distintos niveles de calificación, se verán afectado de diversas maneras.

Los sectores que se expanden generan un aumento en la demanda por capital y por diferentes tipos de trabajo, que difiere de la proporción en la cual dichos factores productivos están siendo liberados por los sectores que se contraen.

Esto genera cambios de precios relativos entre el capital y el salario de los trabajadores calificados, el salario de estos respecto a los no calificados, etc. Lo anterior también aplica si es que profundizamos en sectores productivos, por ejemplo podría verse favorecida la industria minera a costa de la industria manufacturera.

La economía política del libre comercio y los acuerdos comerciales

Producto de lo anterior se generan presiones para impedir el libre comercio. Distintos grupos de interés generan presiones en quienes manejan la política económica, lo que puede transformar dichas presiones en barreras al comercio internacional.

Estas barreras se materializan generalmente en forma de aranceles a la importación, subsidios a algunos sectores, barreras burocráticas, etc.

Los acuerdos comerciales buscan eliminar dichas barreras en forma selectiva entre los países firmantes del acuerdo. Muchos de estos acuerdos buscan establecer zonas de libre comercio, pero también estableciendo límites que estén en línea con su política económica

Otros acuerdos son menos ambiciosos y son más bien de liberación parcial o de colaboración entre los países. En el siguiente vínculo, puede acceder a los acuerdos firmados por Chile: Acuerdos económico – comerciales vigentes.

Chile y las ventajas de los acuerdos comerciales

Ya hemos mencionado las ventajas del comercio para una economía pequeña como Chile. El poder intercambiar bienes con el resto del mundo le permite asignar mejor sus escasos recursos para dicho intercambio, obteniendo una mayor disponibilidad de estos para su población.

Nuestra economía es bastante abierta, con barreras arancelarias muy bajas y con muy pocas barreras no arancelarias (algunas asociadas a la agricultura y ganadería).

Los acuerdos de libre comercio, le permiten la oportunidad de abrir nuevos mercados para los productos chilenos, entregando a cambio relativamente poco, como es la eliminación del arancel general de 6% que impone Chile a economías sin acuerdo.

Volver a discutir acuerdos comerciales, sin duda que es un paso atrás en este largo proceso que ha llevado a la economía chilena a ser competitiva y más eficiente.

Adicionalmente, implica importantes fuentes de incertidumbre adicional a los procesos que se están desarrollando tanto local como internacionalmente; lo que es un lastre para la inversión.

 

Actualízate con el curso sobre macroeconomía (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor